LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Lacón con grelos
Empanada de bonito
Mi abuela
Merluza a la gallega
Empanada de maíz
Cocido madrileño
Empanada de navajas
Empanada de bacalao
Merluza a la gallega
Navajas
Fabes con almejas
Empanada fácil
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Almejas a la marinera

 

Ya he anticipado que ofrecería dos de las mejores recetas de mi adorada  D., la persona que me enseñó a dar mis primeros pasos en la cocina; de estas recetas ("las navajas en su jugo" y "las almejas a la marinera") sólo puedo cantar sus alabanzas, sobre todo, por la simplicidad de su elaboración, que en esencia buscan preservar al máximo el sabor natural e intenso del marisco.  Para conocer la identidad de D., me remito a  la receta de "las navajas en su jugo", donde os cuento algunos detalles de su vida que hacen al caso tratándose de un asunto culinario; pero, además, y como mi relación con ella fue tan estrecha y de tanto cariño desde muy niña, y ante el hecho de su reciente fallecimiento, me he dejado llevar por mis sentimientos y por primera vez en esta web, he tocado el tema de cómo nos afecta la muerte de seres queridos en relación a las recetas que nos han legado. 

 



He leído muy recientemente que ha nacido una nueva corriente estética en la moda conocida con el término inglés "normcore". He indagado un poco de donde procede esta palabreja y parece que es la unión de “normal” y “hardcore”, y  fue la agencia de tendencias neoyorkina K-Hole quien lo acuñó en 2013. Básicamente este estilo se basa en vestir de forma sencilla, cotidiana, convencional; en contraposición con lo complicado, sofisticado o lo extravagante; y sus usuarios serían la  gente normal y corriente, que no se ocupan ni preocupan de lo  es "trendy" (ir a la última).

 

Esta tendencia se está extendiéndose a campos muy diversos, y estoy segura de que pronto llegará, si no ha llegado ya, al mundo de la cocina. Por tanto, aplicada a la cocina se correspondería con estos platos atemporales, populares, simples, que en definitiva son la anti-tendencia de lo que sea. Creo que estos postulados podrían explicar como nadie la maravillosa cocina de D., cuyas recetas se caracterizaban por conservar lo elemental y primario, en contraposición con la pura extravagancia que hoy estamos viviendo. ¿Quién no pondría unos boquerones en vinagre de toda la vida por encima de unos boquerones en salsa de pétalos de rosa?

 

 

Las almejas a la marinera, o "ameixas á mariñeira", es uno de los platos más populares de Galicia. Así, los grandes cocineros gallegos de estos dos últimos siglos, como la Condesa de Pardo Bazán, Picadillo, o Cunqueiro y Filgueira, entre otros, las incluyen en sus recetarios como el emblema de la cocina gallega. Ésta es una receta que para conservar el genuino sabor a mar de tal admirable molusco trata de no impostarse con ingredientes como el tomate, el pimentón, el laurel e incluso otras especias, que por desgracia son habituales en su elaboración. Es, pues, una elaboración muy simple con resultados espectaculares tanto en cuanto a la textura natural de la almeja como a su riquísima salsa.

 Ingredientes:

 

 

1 k. de almejas de la variedad que queráis, a  mí me gustan las de Carril de la ría de Arosa, que tienen precios asequibles, aunque en Galicia las más apreciadas son las de El Ferrol, de precios prohibitivos.

1 cebolleta grande o cebolla gallega

2 dientes de ajo

dos cucharadas de perejil

un vino blanco, que sea bueno, Verdejo o Rueda no están mal; pero si le ponéis un albariño las hará riquísimas

75 m. de aceite de oliva

1 cucharada de harina de trigo

Opcional: unas hebras de azafrán o un sobre de azafrán en polvo; a mí me parece que esta especia intensifica el sabor sin empañar la esencia del gusto de este molusco.

 

Elaboración:

 

1. Para que suelten la arena si la tuviera, os recomiendo que las dejéis en agua con una cucharadita de sal, una media hora:

 

 

 

2. A continuación, hacéis el sofrito con una finísima capa de aceite, la cebolla cortada lo más fina posible, el ajo laminado y una cucharada de perejil:

 

 

 


 


3. Cuando está todo bien pochado, le agregáis el harina y lo removéis bien para que se tueste un poco y no sepa a crudo (3 minutos), el fuego debe ser suave para que no se oscurezca la salsa:

 


4. Agregáis el vino y el azafrán tostado o en polvo y seguís removiendo hasta que la salsa se espese y se convierta en una salsa suntuosa. Ahora ya podéis agregar una pizca de sal:

 


5. Finalmente, subís el fuego y volcáis las almejas que se irán abriendo todas si realmente estaban frescas. Tardaréis unos 5 minutos.

 


6. Ya estarán listas para servir, podéis adornarlas con otro poco de perejil, y estarán de rechupete. Tened preparado un buen pan para mojar en una de las salsas más exquisitas de la cocina española:

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!

 

 

 


 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1