LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Rollo de carne
Albóndigas
Pollo en pepitoria
Lengua escarlata
Rollo de bonito
Carne rellena
Patatas rellenas
Ropa vieja cocido
Albóndigas pepitoria
Pechugas Villeroy
Huevos encapotados
Ragú
Merluza a la romana
Empanadillas
Salsas/Guarniciones
Salsa bechamel
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

Arroz blanco

 

El arroz blanco es una de los platos que más se consumen en el mundo entero; sin embargo, es difícil encontrar dos recetas iguales. En mi opinión, hay dos arroces en blanco: el de los "enfermos" que se cuece con agua sin más, especialmente para alguna dieta, y el arroz en blanco que es un magnífico acompañamiento de cualquier plato. Yo voy a ofreceros la receta centenaria de mi familia, que es un arroz suelto y, a la vez sabroso, que se puede utilizar tanto para el clásico "arroz a la cubana", como de guarnición para cualquier tipo de carnes, verduras o el arroz tres delicias.

 

 

Ingredientes: 



 

 

 

un vaso de arroz


dos vasos de agua (si el agua no es buena, podéis usar mineral), un poco menos colmados que el de arroz. Los arroces actuales no necesitan tanta agua ni cocción.


tres dientes de ajo


un cubito de carne o pollo


media cucharita de sal


En mi opinión, el mejor arroz para arroz blanco es el Basmati de cualquier marca.


 

Elaboración:

 

 

1.  Se sofríen los ajos en el aceite, procurando que sólo se coloreen:




2.  Inmediatamente agregáis el arroz y lo revolvéis bien con el aceite para que se cierren los granos y luego salga bien suelto. Esta operación es esencial, y fijaros como el arroz se empapa del aceite. Este es le truco también de la paella si queréis que os salga suelta:

 

 

 

 

 

 

 


3.  Proporcionáis el agua, un poquito menos (como un dedo menos de agua que de arroz) y le agregáis el cubito y una media cucharadita de sal. Repito que los arroces actuales han cambiado el tiempo de cocción y la cantidad de líquido.

 

 

 

 


 4. Cuando empieza a hervir, ponéis el fuego en el mínimo, pero tiene que seguir hirviendo muy despacito CON LA CACEROLA TAPADA:


EL TIEMPO ES UN CUARTO DE HORA, NO OS PASÉIS PORQUE ESTO ES IMPORTANTÍSIMO.  Con el tiempo cumplido (yo pongo siempre un reloj de cocina) apagáis el fuego y lo dejáis, si lo veis con algo de líquido no os preocupéis lo absorberá todo. Y lo dejáis reposar otros 5 o 7 minutos.

 

 

 

 

 


5. Ahí lo tenéis suelto y con ese ligero color blanco roto que indicará que ha cogido el ajo y el cubito. Si hicierais arroz de enfermo el color sería mucho más blanco y triste.


 

 

 

 

 6.  Y por último, ya en el plato como guarnición.

 

 



N. B. Yo tengo siempre arroz blanco hecho en la nevera, y cuando lo necesito lo caliento en una sartén y sale como recién hecho.


Bon Appétit and Good Luck!!!!!!!!

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1