LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Instrucciones
Confitura de fresas
Confitura frambuesa
Confitura de moras
Higos en almibar
Confitu cebolla roja
Mermelada de naranja
Mermelada de mango
Confitura albaricoqu
Confitura de cereza
Confitura de higos
Confitura de ciruela
Homenaje al batatín
Batatín glaseado
Peras especiadas
Naranjas confitadas
Nueva página
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

 

Homenaje al batatín y al boniato

 

 

Batatín o boniato glaseado 

 

 

Yo no había visto ni probado el batatín o boniato hasta que aterricé en Granada hace cuarenta años; una noche la chica que trabajaba en mi casa nos sorprendió con una compota de batatines que me pareció inigualable, y desde entonces comencé a investigar este producto. Ciertamente, este tubérculo, en sudía exótico, se usa en todo tipo de pastelitos de navidad (desde los tradicionales pasteles de gloria, al relleno de mazapanes, los pastissets levantinos, el polvo de batatín, las nueces de batatín, y las frutas escarchadas, etc.), pero cada vez se preparan menos de forma casera.

 

 

 

 

 

El "batatín", así llamado en Andalucía o "boniato" en la zona levantina, es una delicia culinaria a la que auguro una pronta desaparición. En Andalucia, en tiempos no muy lejanos, se vendía por estas fechas en todas las confiterías, y cada vez es más difícil encontrar el auténtico batatín, y actualmente si lo encuentras te dan gato por liebre; es decir, cuelan la batata de color naranja por batatín, y no tiene nada que ver con la delicadeza y el sabor dulce e intenso del auténtico batatín o bonito (o muniato). Para reconocerlo, debéis fijaros en el color: el auténtico es amarillento por dentro, no naranja ni blancuzco.

 

 

  

 

 

Este año pretendo hacer un homenaje al boniato o batatín como producto español por excelencia y, para ello, ofreceré cuatro recetas de batatín, que para mí son las más prestigiosas. Por desgracia, la elaboración de batatín o boniato sigue muy limitada al pastel conventual, que suele ser una exquisitez, y cuya receta es prácticamente imposible de conseguir; pero conociendo mi pasíón por la búsqueda de los "santo griales", he conseguido las recetas que considero más emblemáticas de estas fechas: 

 

Hoy voy a empezar con los batatines o boniatos glaseados que quizá es la receta más popular y que todavía se ve adornando nuestros escaparates de Navidad. 

 

 

 

Ingredientes: 

 

 

 

 

 

 

-1 1/4 k de batatín

-800 gr. de azúcar

-800 ml. de agua

 

una rama de canela y un trocito de limón

 

 


Elaboración:

 

 1. Lavas los batatines y los cueces en una cacerola normal, o en la olla express. Debes de tener cuidado de que no se deshagan ya que se cuecen enseguida. Yo los hago en la olla a presión, y cuando asomam todas las arandales, los apago y los abro cuando la olla te lo permite. Pero, si es la primera vez que los hacéis, quizá en una cacerola podáis controlar mejor el punto de cocción. Los pincháis con un cuchillo y si están blandos los podéis apagar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 2. Ahora cortas los batatines en trozos no muy grandes, a veces si puedes comprar batatines pequeños puedes ponerlos enteros:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Los pones  a hervir en un almíbar que haces con 3/4 de azúcar lo que pesa el fruto y el equivalentes de agua; es decir, en esta receta, sería 800 gr. de azúcar y 800 ml. de agua, los revuelves bien y en este líquido introduces el boniato o batatín.

 

 

 

 

 

 4. Lo tienes hirviendo durante una hora y cuarto, al mínimo pero sin que deje de hervir, con una ramita de canela y una cáscara de limón.

 

 

 

 

 

5. Una vez pasada la hora y media se apaga y se dejan en el recipiente hasta el día siguiente, cuando lo pones de nuevo al fuego, ahora durante un cuarto de hora o 10 minutos y esta operación debes repetirla durante tres días, hasta que el almíbar se endurezca y entonces los vas sacando y los colocas en una rejilla para secarlos durante varios días: 

 

 

 

 

 

 

  

 

6.  Ahí tenéis el batatín todavía humedecido y pegajoso, que deberá  secar durante al menos  una semana.  En la segunda fotografía veréis la glasa que queda y su consitencia:

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Cuando se secan por la parte de arriba (unos cuatro días, se las da la vuelta y se ponen otros cuatro para que se endurezcan por todas partes. 

 

 

 

 

 

 8. Pasados  ocho días, se habrá endurecido y la glasa estará seca por fuera, mientras que el almíbar batatín estará muy jugoso por dentro. 

 

 

 

 

 

 

 

 9. Finalmente, ya estarán preparados para servir y harán esta bonita fuente de fruta glaseada, que resultará algo muy inédito para la mayoría de comensales y os aseguró que no quedará ni uno, ya que son verdadero manjar propio de la Navidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1