LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Pastas del Consejo
Scones
Galletas M. Moliner
Galletas de avellana
Galletas de jengibre
Galletas chocolate
Galletas chocolate 2
Cake chocolate
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

 Magdalenas y Bica de Castro Caldelas

(En honor a Vicente Risco, un gallego ilustres, nacido en Castro Caldelas)

 

En Galicia si recorres la hermosísima e impresionante Ribeira Sacra, en la parte que corresponde a provincia de Orense, te encontrarás con un sin fin de pastelerías en donde se vende la "bica manteigada", un especie de torta bizcochada  de manteca, que todos los pueblos reivindican como propia. Es de elaboración artesanal, muy parecida al bizcocho pero mucho más gustosa, además de conservarse tierna y jugosa por más tiempo que cualquiera de las tortas de esta índole.

 

 

 

Su origen parece incierto pero tenemos testimonios de su existencia ya en el siglo XIX, elaborándose en las casas para su consumo en las festividades locales. La bica originaria aparece documentada por primera vez en la Terra de Trives y de la Ribeira Sacra; y es dulce, de textura bizcochada y con una costra superior tostada. De estas tierras destacan las bicas de Trives, Mouruás, Sas de Penelas, y Castro Caldelas, todas con recetas muy similares. La primera que yo probé fue la de Castro Caldelas y me pareció una de las mejores tortas bizcochadas que había tomado nunca. Quizá su fama viene acompañada de la afluencia del turismo a la Riberia Sacra y los Cañones del río Sil, un impresionante espacio natural de esta tierra gallega, sólo comparable a otros cañones de prestigio internacional.

 

 

 

 

En Castro Caldelas, nació el eminente gallego, Vicente Risco, cuya biografía podría glosar aquí,  tanto en su faceta de etnógrafo como de escritor en español y gallego, pero, sobre todo, hay que destacarlo como uno de los principales adalides de la cultura gallega. Debido a mis muchos años de amistad con su hija, he tenido la suerte de conocer de primera mano la vida personal y cotidiana de este gallego realmente ilustre, un sabio fascinante, divertido, generoso, contradictorio, pero de una humanidad e integridad difícilmente igualable, y por ello desde esta humilde aportación, quiero dedicarle la bica de Castro Caldelas, lugar de su nacimiento, a este galleguista, al que admiro profundamente y del me siento muy orgullosa de ser su paisana.

 

 

 

 

Ingredientes:

 

 

 

 

2 o 3 huevos según el tamaño (perdón porque  en la foto sólo aparezca un huevo es un error)

300 g. azúcar

300 g. harina leudante o bizcochada

150 g. de mantequilla

1'5 dl. de nata

azúcar para espolvorear

papel para hornear

un poco de mantequilla para untar el molde

una pizca de sal

 

Elaboración:

 

1. Se mezclan los huevos con el azúcar y la mantequilla a punto de pomada, casi derretida y blandita (lo mejor es sacarla de la nevera unas horas antes):

 





2. Lo batís todo bien durante unos 5 minutos, dependiendo de la fuerza de la batidora, pero siempre con el batido, nunca con el brazo de la minipimer:



 


3. A continuación, se agrega  la nata y a batir otros 5 minutos:




4. Ya bien esponjoso, se le agrega la harina tamizada (es decir, pasada por el colador y desde lo más alto para que coja aire):



 

 

4. La harina se mezcla, como dicen los ingleses, "doblándola" solamente; en otras palabras, con movimientos suaves y envolventes, y trabajándola lo menos posible para que el batido no pierda aire , hasta que tenga una textura lisa y sin grumos:



 

5. Así debe resultar esta masa, que es bastante espesa. Como la harina es bizcochada, o le habéis echado 1/2 paquete de levadura, subirá sin problema: 

 



6. Colocáis la mezcla en un molde rectangular y forrado de papel de horno o sulfurizado, un poquito engrasado: 

 


7. Antes de hornear, espolvoreáis generosamente la superficie con azúcar blanquilla:



8. La metemos en el horno, precalentado a 180º, y  tardará unos 40 minutos a temperatura de 160º o 170º (dependiendo del horno). Cuidado con los últimos 10 minutos para que no se queme.


 


9. Este es el resultado final: con costra en la superficie superior y a veces un poco resquebrajada, como está mandado. Dejarla reposar durante 10 minutos hasta que la saquéis del molde. Al día siguiente estará mucho más sabrosa.


 

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1