LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Pastas del Consejo
Scones
Galletas M. Moliner
Galletas de avellana
Galletas de jengibre
Galletas chocolate
Galletas chocolate 2
Cake chocolate
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 Cake de cerezas y ricotta

 

 

Las cerezas me parecen una fruta preciosa; siempre digo que el Creador se esmeró en determinadas obras de la naturaleza; así de las frutas, puso especial atención en conseguir la perfección del color, brillo y forma en las cereza, algo que predeciría la más sofisticada imagen televisión; de las verduras, eligió las alcachofas para mostrar la superioridad de la simetría natural en comparación con cualquier obra humana; y del pescado, ideó la langosta para anticipar cómo la ingeniería del diseño podía ordenar los elementos de un objeto o estructura para aumentar su belleza. Con todas estas formas tan perfectas y acabadas ningún pintor hubiera podido soñar. Pero además de la belleza en sí de las cosas, ya  Ramón Campoamor, precedido por los presocráticos,  afirmó que: "todo es según  el color del cristal con que se mira", lo cual supone el relativismo sobre casi todas las facetas de la vida y creo que ese subjetivismo va muy asociado a nuestra forma de pensar y sentir. Por tanto,  si tenéis ganas de saber cuáles son esa emociones que me han hecho que tenga esa pasión por las cerezas, os remito a algunos recuerdos que explican el impacto que esta fruta me causó desde niña (os remito a este enlace).

 

 

 

 

 

 

Este cake que os presento es mitad inglés, mitad italiano. La verdad es que los ingleses son únicos en hacer cakes, no importa de qué clase, ni que frugales ingredientes utilicen para obtener maravillosos pasteles caseros con que acompañar "a nice cup of tea". ¡Quizá el único defecto es que son demasiado tentadores!  Lo italiano de la receta viene dado por la autora de este cake, mi admirada anglotoscana Jul (de Jul's Kitchen), que asimismo lo tomó de otra receta y,  que además de poner toda en él toda pasión de la cucina italiana, utiliza un ingrediente como el queso ricotta  para  aligerar la masa y conseguir un facilísimo ("todo en uno") raspberry ricotta cake ("cake de frambuesas"), al que no pude resistirme desde que le eché el ojo encima, aunque con mis característicos cambios.

 

Como acababa de comprar unas cerezas estupendas  que estaban en su punto de madurez y dulzura, decidí cambiar las frambuesas por cerezas, que además me gustan mucho más.  Y me dispongo  a daros la receta. Creo que la próxima vez lo haré con albaricoques, que están ahora en el momento álgido de la temporada, y probaré además a cambiar la mantequilla por aceite, el azúcar blanquilla por azúcar moreno y lo aromatizaré con brandy o extracto de almendras, dos sabores que le van como agua para chocolate a los albaricoques y los melocotones; y con todas esas variaciones obtendré una completa metamorfosis, que sin duda dará lugar  a una nueva receta.

 

 

 

 

 

Ingredientes: 

 

 

 

3 huevos
250 g de ricotta fresca
2,5 ml (2 cucharaditas) de esencia de vainilla
230 g de harina
220 g de azúcar
15 g de levadura
1 pizca de sal
115 g de mantequilla derretida
200 g de cerezas sin los huesos
(3/4 partes para el interior del cake, y una cuarta parte para la  la parte de arriba).

 

Elaboración:

 

1.  Mezcláis los huevos con la ricotta y los batís hasta conseguir una pasta lisa:

 


 




 


2. Colocáis los ingredientes secos en otro recipiente para mezclarlos bien; o puedes volcar el azúcar, la harina, la levadura, y la sal en el mismo bol y hacer un "todo en uno":



 


4. Ahí lo tenéis para amalgamarlo todo, y ya finalmente echáis los trozos de cereza hasta incorporarlos bien en la mezcla:


 


5. Nos queda agregar la vainilla líquida y la mantequilla derretida y a  batir lo justo:


 

 

 


6. Una vez bien amalgamado todo, incorporáis las cerezas (tres cuartas partes)  cortadas en dos o tres trozos:

 

 



7. Ya está preparado para colocarlo en un molde de 24 cm. y ponerle por encima el resto de las cerezas:


 


8. Tenéis preparado el molde forrado de papel de horno o silicona, y le espurreáis el sobrante de cerezas por encima:

 



9. Finalmente, lo metéis en un horno precalentado  a 180º y lo tenéis unos 45 0 50 minutos:


 


10. Y ahí tenéis un riquísimo trozo, jugoso y ligero, con sus tropezones de sabrosísimas cerezas por dentro. ¡Una maravilla de cake!

 

 

 

 

 

 

 

 

Bon Appétit and Good Luck!!!!!!!

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1