LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
H. de marron glacé
H. mantecado
Helado de yogurt
Helado de c. tostada
Helado de cereza
Instrucciones helado
Helado Los Italianos
Helado de fresa
Helado stracciatella
Helado de chocolate
Chocolatísimo
Biscuit glacé
Leche merengada
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

  Chocolatísimo

 

 

Por fin, hoy termino el capítulo de los helados, que, en este caso,  más que una nueva creación, es una preparación especial del helado de chocolate; es decir, una bola de chocolate, revestida de cacao puro y rellena de licor de chocolate. Bueno, la receta del helado de chocolate es mía, aunque esta creación es una de las presentaciones clásicas de los "Helados Los Italianos", que la sirven en dos versiones: la primera, llamada "Especialísimo", se toma en las mesitas maravillosas de la terraza; el camarero llega con la bolita cubierta de chocolate y hace una cruceta (dos canalitos en cruz) a la que le añade licor; la otra versión se compra en cajas con el nombre de "Tartufos" y lleva el licor dentro, como si fuera un bombón de licor. Yo daría mi vida por estas recetas, pero me conformo con degustarlas en la heladería (ya sabéis que nunca hago helado cuando estoy en Granada, sería una deslealtad inadmisible), pero sí he intentado "sacar esta receta" a base de mucho "trial and error", lo que ha supuesto para mí un verdadero reto culinario. Me da tanto respeto esta exquisitez que casi prefiero no conocer la receta original, y así mi preparación comparte alguna autoría. Asumo que no hay como "los Italianos" para el helado, lo mismo que no había nadie como mi madre para según que recetas.

  

 

 

Ingredientes:

 

helado de  chocolate


licor (yo le pongo  licor de naranja "Orange", producto de Venezuela), pero tanto el Grand Marnier como el Cointreau harán un estupendo papel. 


Cacao en polvo para rebozar, o cualquier otro cacao; la primera vez que lo hice lo cubrí con un cacao que no era puro, y tengo que decir que es inexcusable usar el cacao Valor porque su amargor, por contraste,  da más dulzor al helado


Podéis adornar el helado con nata pero, en este caso, como en otros muchos,  la nata hace perder protagonismo  al plato; también podéis añadirle alguna delicatessen de chocolate.

 

 

 

 

 

 

 

 

Elaboración:

 

 

1. ¡Nos preparamos, todo listo, porque el helado no puede esperar!:

 

 

 

 

 

2. Sacáis el helado del congelador y, aún duro, le dais la forma de bola y lo rebozáis con el cacao, y luego  le hacéis el agujero para meterle el licor:

 

 

 

 

 

 

 

 

3. El proceso también puede ser inverso lo rellenáis primero, luego tapáis el hueco con una pegote de helado, y finalmente lo cubrís con el chocolate. 

 

 
 

 

 

 

 

4. Ahora colocáis las bolas en una cajita y al congelador para servirlo cuando queráis:


 



Si no tenéis un instrumento para hacer el hueco, un palito afilado os servirá:



 


5. Esto es, más o menos, lo que los italianos venden por "Tartuzos":




6. En la primera presentación utilicé cacao normal para cubrirlo, pero me pareció que no tenía la intensidad del sabor de Los Italianos, así que decidí que había que recubrir con el cacao puro de Valor. Para servirlo, escogí una presentación muy sobria, aunque le puse unos palillos de chocolate:





7. En la segunda, ya cambié el cacao normal por el puro de Valor, y el resultado no tenía color. Se podría adornar con la consabida nata, pero me niego a estropear esta presentación tan sobria, elegante y minimalista!!!!!


 



Maravilloso, con la textura deseada, la sorpresa de encontrar el licor sin esperarlo, un dulce con todas la estrellas Michelín. No paro de hacer diferentes presentaciones. Efectivamente, hoy más que nunca puedo hablar del placer de cocinar: ¡Es una gozada y muy creativo! y sobre todo, aunque la autoría hay que atribuírsela a "Los Italianos" (yo solo utilicé algunas de las células grises que me quedan, que tampoco son muchas), tengo la sensación de haber creado una copia de un Velázquez. 

 

 

 

 

 

 

A este helado, solo le falta una cosa: la presencia de Catalina de Médicis para que añadirle valor histórico, pero en su lugar, tenemos el testimonio de la simpática Michéle Obama, que alabó como se merecía el helado de chocolate de esta heladería fetiche. 


BON CHOCOLATÍSIMO AND GOOD LUCK!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1