LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Natillas
Torta de almendra
Leche frita
Tarta de Mondoñedo
Pastisset boniato
Roscón de reyes
Lionesas crema
Lionesas trufa
Marron glacé
Tarta florentina
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

Crema pastelera

 

 

¿Quién no piensa que la crema pastelera es un clásico imprescindible en la repostería, y sirve para rellenar todo tipo de tartas, bizcochos, cakes, e incluso es esencial para alguna bollería? Sin embargo, la receta de la crema pastelera sigue siendo un arcano y nos da pánico, quizá por la leyenda popular de que "se corta con solo mirarla". Durante años he experimentado con esta receta y la he elaborado de mil maneras porque, entre otras cosas, quería asegurarles a mis lectores una fiabilidad total. Por tanto, después de muchas versiones, me he quedado con una que me parece casi "infalible", además de muy fácil y verdaderamente exquisita, y que contribuirá a que vuestros pasteles tengan una apariencia realmente profesional. 

  

 

 

  

Ingredientes

 

 

-4 yemas de huevo (las claras las podéis congelar para una bica de chocolate)

-120 o 150 de azúcar según lo dulce que os guste

-50 g de una mezcla por igual de harina y maicena

-medio litro de leche entera y fresca  y 100 ml de leche para mezclarla con la harina y la maicena

-una corteza de limón, una ramita de canela y si os gusta un cucharilla  de vainilla 

- una cucharada de mantequilla

 

 

 

Esta crema es muy fácil de preparar y os resultará muy útil para montones de recetas. Como lleva harina y maicena, no se os cortará como las natillas, y podéis hasta congelarla.

 

 

 

Elaboración:

   

1. Colocáis la leche en un cazo con la canela, el limón y una cucharadita de vainilla (o una vara de vainilla abierta),  y lo ponéis al fuego; cuando haya hervido unos 5 minutos apagáis el fuego, lo tapáis y lo dejáis un rato para que absorba los aromas:

 

 

 

 

2. Volcáis  las yemas en un bol con el azúcar y batís todo a mano o con un batidor, o una batidora eléctrica.

  

 

 

 

 

 

3. A continuación, ponéis la leche fría (medio vaso o 1 dl. de leche) y le vais agregando la maicena y el harina que removeréis muy bien hasta que la mezcla no tenga grumos:

 

 

 

 

4. La mezcla anterior la vertéis sobre el huevo y azúcar y lo removéis hasta que se aglutine bien; y, a continuación, le ponéis también la leche templada que habéis aromatizada, pasada por un colador:


  

 

 

 

 

 

O podéis elegir la batidora para mayor rapidez: 

 

 

 

5.  La ponéis al fuego sin parar de remover. Cuando lleváis unos 7 u 8 minutos cociendo y removiendo a fuego medio (mando 5 de 10) hasta que empiece a espesarse,  y seguiréis  cociendo otros 5 minutos. Yo dejo el limón y la canela hasta el final, pero si veis que se os deshacen los retiráis antes. Si se os pegase, no intentéis rascar el fondo, simplemente la cambiáis de cazo.

  

   

 

 

 

6. Finalmente, le añadís la mantequilla para que salga muy brillante: 

  

 

 

 

 

6. Pasado ese tiempo se espesará totalmente y estará lista para colocar en un bol y dejarla enfriar. Si os gusta menos espesa, con tranquilidad añadís un poquito más de leche hasta que tenga el punto deseado. Ahí la tenéis: bonita de color y sabor, y estupenda para rellenar lo que queráis.

 

 

 

 

7. Para que no se haga una costra, debéis ponerle un papel transparente sobre toda la superficie.

 

 



 

 

Bon Appétit and Good Luck !!!!!!!

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1