LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
El bacalo
Bacalao con tomate
Merluza  en s. verde
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

Croquetas de gambas

 

 

Para mí, son la reina de las croquetas. Indudablemente son las más caras porque se deben hacer con gambas frescas, aunque sí podéis utilizar el tipo arrocero, una gamba pequeña y perfecta para estas croquetas, que es siempre más barata. Son riquísimas; y por eso las incluiremos en la categoría de recetas suntuosas, porque se pueden agregar a cualquier menú de fiesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

 

 

150 gr. harina

 

1,5 dl. aceite oliva virgen


1,250 l. de  leche

500 gr. de gambas

 

media cebolla o cebolleta

 

un cubito de caldo de carne


una cucharadita de sal


 
 

Elaboración:

 

 

1. Pelas las gambas y apartas las cabezas. En la imagen las gambas son un poco grandes y he tenido que partirlas porque no encontré las arroceras.

 

 

 

 

 

 

2. Con unos 15 dl. de aceite (dos cucharas) pones la sartén al fuego con las cabezas de gambas;las machacas durante unos minutos hasta que suelten el líquido. 

 

 

 

 

 

3. A continuación, le echas un cuarto de vaso de agua y sigues machacando y revolviendo. Este es el secreto de las croquetas de gambas y lo que les va a dar ese bonito color sonrosado.


 

 

 

 

4. Pasas ahora toda esta mezcla por un colador y la reservas para uso posterior.

 

  

 

 

5.  Así debe quedar el líquido.

 

 

 

 

6. Ahora empiezas a hacer las croquetas a partir del paso 1 de las de boletus. Pero para estas croquetas y medio kilo de gambas he vuelto a las cantidades de las de jamón (150 dl de aceite x 150 de harina). Picas media cebolla o cebolleta en trocitos muy finos y la echas en la sartén con 1,5 dl de aceite virgen (para 150 gr. de harina). La cebolla debe quedar muy melosa porque encontrar un trozo de cebolla crudo en una croqueta es un desastre culinario.

 

 


 

 7. El único cambio es que en lugar de los boletus le echas las gambas y  a continuación el líquido de las gambas que  (100 dl.) que descuentas de la cantidad global de la leche.  Tampoco le añades el aceite de boletus pero sí el cubito de carne o pescado (el de carne le va muy bien).

 

  

8. Así quedarían en sus cajitas con sus etiquetas, en donde debe aparecer la clase de croquetas y el número de ellas (si las haces de entremés, es decir pequeñitas, también debe constar ese dato).

 

 

  

 

 

ADVERTENCIA: Supongo que todo el mundo estará preguntándose si se pueden emplear las gambas congeladas. Mi respuesta es que: "Por supuesto",  pero en esta vida todo tiene un precio: las croquetas no saldrán ni la mitad de sabrosas. Si tenéis poco tiempo, hay unos langostinos cocidos que son baratos y hacen buenas croquetas. Los picáis en trocitos y machacáis también las cabezas.

 

 

 

 

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1