LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Ensalada de Puglia
Repollo/langostino
Judías verdes
Ensalada de judias
Judías/surinni
Judías con melocotón
Ensalada de otoño
Pastel verduras
Alcachofas con jamón
Alcachofas&jamón (2)
C. de espárrago
Esparragos/alcaparra
Ensalada de repollo
Judias verdes
Habas granadinas
Hervido y ensalada
Romanesco & bechamel
Lombarda navideña
Ensaladilla rusa
Flores de alcachofa
R. grelos/langostino
Menestra
Calabacines rellenos
Escalibada
Lasagna de berenjena
E. lechuga y tomate
E. escarola/granadas
Patatas asadas ingle
C. Bruselas/castañas
Bolitas puré patata
Champiñones rellenos
Pastel de puerros
Habitas con jamón
Espárragos&holandesa
Homenaje acelgas (7)
San Jacobo acelgas
Ensalada Coleslaw
Cebolla caramelizada
Ensalada lujosa
Ensalada Waldorf
Alcachofas romana
Alcachofas "giudia"
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

Ensalada de escarola y granadas: una ensalada muy granadina

 

 

 

El otro día mientras caminaba por el centro de Granada me llamó la atención una bonita fuente que parecía de cerámica granadina, pero era una mezcla entre loza y porcelana; la vi en un escaparate tan lleno de objetos diversos, que no estaba segura si era una papelería, una delicatessen de productos de la tierra, o bric-a-brac. Al final, entré a preguntar si dicha fuente se vendía o estaba allí de adorno, y ante el asombro del vendedor, me contestó que claro que se vendía, en tres colores (azul, rosa, y verde) y en dos tamaños. Me pareció tan bonita por la forma, el diseño floral de color azul y blanco,que  no sé por qué tanto me gusta,  y la materia brillante de que estaba hecha, que no dudé un minuto en comprármela (sí "comprármela" porque hay cosas que adquirimos para el bien común o de nuestra familia, y algunas veces, las menos, las compramos por puro placer).

 

 

 

 


Salí encantada por lo bonita que era y,  además,  por su baratura (9 euros). Enseguida me puse a pensar qué plato  le iría a su estilo nazarí, e incluso realzara aún más su vistosidad. Granada estaba muy otoñal: el mercado lleno de azofaifas, endrinas, acerolas, higos, avellanas, nueces, majoletas, boniatos, caquis, chirimoyas  y, por supuesto  las granadas, la típica fruta del "domingo de la Virgen, de la última semana de septiembre, cuando se celebra la procesión de la Virgen de las Angustias, una manifestación popular religiosa que concentra a multitud de ardientes devotos, venidos de todos los pueblos de la provincia (y digo "ardientes", porque aquí todos hemos oído: "Yo no creo en nada, pero sí en la Virgen de las Angustias"). La Virgen es una clásica Pietá, con María sosteniendo sobre sus rodillas el cuerpo inanimado de Jesús. Desde la Pietá de Miguel Ángel a todas las demás, unas más y otras menos conseguidas, uno no puede menos de conmoverse ante esta escena, que parece expresar el hondo pesar de la Madre de Dios: "¡Pero cómo me lo habéis dejado!"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Claramente, esta fuente sólo podía contener un plato granadino como "la ensalada de escarola y granada", en donde el maridaje del amargor de la escarola y el dulzor de la granada la hacen ideal por esta estación del año, además de ser culturalmente tan tradicional como la Alhambra o el Albayzin. Y, sin más preámbulos, compré las granadas, la fruta de esta tierra, y la escarola, una verdura que se da maravilla en este terruño; porque esta receta consiste en una mera ensalada de escarola y granada, aliñada con aceite, vinagre, ajo y sal; actualmente hay muchas versiones con todo tipo de ingredientes: nueces, queso fresco, jamón, etc., pero yo quería preservar la esencia de esta receta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Ingredientes:


 

 

 

 

 

media escarola

1 granada

1 dientes de ajo triturado

4 cucharadas de aceite por 1 de vinagre de Pedro Ximénez, o de jerez, o la proporción  3x1 si os gusta el sabor fuerte del vinagre

 

sal

 

 

Elaboración:

 

 

 

 

1. En el mismo bol del centrifugador, echamos la escarola, y la tenemos un ratito en agua hasta centrifugarla y dejarla bien escurrida:


 

 

 

 

2. Cortamos la granada transversalmente y le damos unos golpecitos a la parte trasera para desgranarla fácilmente:

 

 

 

 

 

3.  A continuación, preparamos la emulsión, o el aderezo, que lleva (4 cucharadas de aceite por una de vinagre, o 3x4, según os guste el ácido del vinagre); el ajo lo trituramos y también se lo agregamos y lo batimos con una cuchara o tenedor:


 

 

 

 

 


 

4. También podéis echar los ingredientes en un frasquito de cristal y agitarlo bien hasta que estén bien emulsionados:

 

 

 

 

 

 

5. Con los ingredientes ya preparados, los colocamos en la bandeja:  un lecho de escarola y los granos extendidos por la parte superior, con el aderezo bien mezclado:

 

 

 


 


 

6.  Y ahí tenéis la ensalada. Ha sido una estupenda idea adornar la fuente con esta colorida y bonita combinación, porque la fuente se ve muy bella:

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Podéis, asimismo, servirla individualmente o en un bol de ensalada:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8. Quiera comentaros una última cuestión, que es básica en todas las ensaladas. Si agregáis la emulsión bien aliñada, en lugar de espurrear  (¡"espurrear" es un verbo muy granadino que me encanta!) el aceite y vinagre por encima, las cantidades será más fiables y la emulsión intensificará  el asbor. Además, evitaréis el exceso de líquido  (agua o aceite) que estropean muchas ensalada. ¡Fijaros cómo quedó la fuente después de servirla y dejarla vacía!

 

 

 

 



 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1