LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Pastas del Consejo
Scones
Galletas M. Moliner
Galletas de avellana
Galletas de jengibre
Galletas chocolate
Galletas chocolate 2
Cake chocolate
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Pastas de avellana

 

Este domingo empezará el tiempo de Adviento; supongo que para la gran mayoría de población esto no significará mucho pero en mi tradición familiar teníamos por la costumbre colocar las cuatro velas de adviento, que íbamos encendiendo durante los cuatro domingos de este tiempo litúrgico. Cada una tenía un color que entrañaba una simbología diferente: la primera era malva para conmemorar la preparación y vigilia del adviento, la verde que era la siguiente representaba la esperanza, la tercera de color rojo significa el amor, y el blanco culminaba todo el proceso con la llegada del Mesías y de la Luz que lo iluminaría todo. Creo que esta tradición era de origen nórdico o alemán y los cristianos la culturizaron para evangelizar a estas gentes. En España empezamos a verlas en las coronas de adviento que se ponían en el altar mayor en torno  a los años sesenta y setenta; y actualmente, la mayoría de iglesías ponen su corona con las velas que se van iluminando  de una en una durantes los cuatro domingos, de tal manera que el día de Nochebuena estarán todas encendidas.

 

 

 

 

A propósito de mis tradiciones culinarias, el encendido de las velas siempre iba acompañado de algún dulcecito modesto porque no quería empezar la empachera de la Navidad antes de tiempo. Así que unas pastas o galletas me parecían suficientes para celebrar este hito litúrgico. La verdad es que mis hijos ya se han ido y las celebraciones culinarias las dejo para los días en que nos reunimos todos, pero sigo siendo fiel  a esta costumbre; así suelo hacer siempre alguna receta nueva, sencilla y hogareña, para mi marido y yo, que nos haga recordar la época en que mis hijos estaban en casa y el encendido de las velas de adviento siempre suponían una estupenda novedad. Este año había visto unas "pastas de avellana" que Delia Smith que había puesto en este enlace como novedad en su página de Navidad y me han parecido riquísimas y facilísimas; creo que la avellana combinada con la canela y la harina de arroz, que es la primera vez que la utilizo en mi vida, hacen una combinación entrañable y muy navideña. Es, además, una receta de "todo-en-uno", es decir, se mezcla todo a la vez y a moldear las pastas; por último, al horno. Yo como suelo probar las recetas varias veces antes de presentároslas he hecho algunos cambios en las proporciones de las proporciones de los ingredientes.

 

 

 

Para terminar, subrayar que siempre me ha encantado esta tradición quizá porque me apasionan los mitos y leyendas, que me ayudan a trascender de la realidad cotidiana y prosaica, pero este año ante los terribles atentados terroristas de Paris, cuyos mortíferos kalasnikov han sustituido las luces y los símbolos navideños, valoro todavía más la imagen entrañable de estas apacibles velas que alivian mi tremendo desasosiego ante un futuro tan cruel e incierto.

 

 

¡FELIZ ADVIENTO!

 

Ingredientes:

 

 

 

 

150 gr. de avellana tostada y rallada

150 gr. de azúcar blanca o una mezcla de azúcar blanco y moreno

2 claras de huevo

1 cucharada de postre de canela

2 cucharadas soperas y rasas de harina de arroz, que podéis comprar en un herbolario

oblea, barquillos o simplemente las ponéis sobre papel de horno untado de mantequilla

 

Elaboración:

 

1. Triturar la avellana con una picadora, no la pongáis muy fina:

 

 

 

2. Mezcláis en un bol todos los ingredientes: claras de huevo, avellana, azúcar, canela y harina de arroz:

 

 

 

3. Preparemos el pan de hostia o oblea, cortándolo en círculos y las vamos colocando en forma de bolitas de esta mezcla. Si no tenéis obleas podéis colocarlas directamente en la bandeja de horno sobre papel sulfurizado o de silicona (horno) untado con mantequilla:

 

 

 


 


 

4. Con el horno precaliente, las horneáis durante 15 minutos a 160º :


 


5. Pasado ese tiempo, apagáis el horno y las dejáis enfriar fuera del horno hasta que se endurezcan:


 


6. Éste es el resultado de estas galletas tan caseras y entrañables, con un exquisito sabor  a avellana y canela, cuyo aroma ha perfumado la casa para este nuevo tiempo de Adviento. Las galletas de la primera foto están hechas con azúcar blanca; y las segundas, con mitad azúcar blanca y mitad morena:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FELIZ ADVIENTO, BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Continuar
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1