LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Ensalada de Puglia
Repollo/langostino
Judías verdes
Ensalada de judias
Judías/surinni
Judías con melocotón
Ensalada de otoño
Pastel verduras
Alcachofas con jamón
Alcachofas&jamón (2)
C. de espárrago
Esparragos/alcaparra
Ensalada de repollo
Judias verdes
Habas granadinas
Hervido y ensalada
Romanesco & bechamel
Lombarda navideña
Ensaladilla rusa
Flores de alcachofa
R. grelos/langostino
Menestra
Calabacines rellenos
Escalibada
Lasagna de berenjena
E. lechuga y tomate
E. escarola/granadas
Patatas asadas ingle
C. Bruselas/castañas
Bolitas puré patata
Champiñones rellenos
Pastel de puerros
Habitas con jamón
Espárragos&holandesa
Homenaje acelgas (7)
San Jacobo acelgas
Ensalada Coleslaw
Cebolla caramelizada
Ensalada lujosa
Ensalada Waldorf
Alcachofas romana
Alcachofas "giudia"
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 Habitas granainas

 

 

Las "habas con jamón" o "habitas " es uno de los platos más típicos de la gastronomía de Granada, y se come especialmente en la celebración el del Día las Cruces. Es un plato sensacional que sólo se puede preparar en la corta temporada del haba verde (abril y mayo). Este receta es de Teresa, la muchacha granadina que estuvo en mi casa durante tantos años. Para ella, lo principal de este plato es la materia prima: tenían que ser habas tiernas y no muy grandes, verdes, brillantes y sin manchas,y deberían crujir cuando se cortaran. Luego, había que sofreírlas con un "espurreado" de aceite de oliva virgen  y una cebolleta cortadita; por supuesto, sin ponerles una gota de agua, hasta que estaban suaves y aterciopeladas. A tal fin, había que evitar la lumbre "arrebatada" porque las pieles se desprenderían; y era importante dejarlas "perdidas" en un fuego muy suave, "sin echarles cuenta”. El jamón serrano tenía que ser de Trevélez y no se ponía al comienzo, porque se secaría y endurecería; la forma de cortarlo no era en tacos (como normalmente se hace) sino en lonchas muy finas y pequeñas para que se mantuviese tierno y jugoso. Otro secreto era la media cucharadita de azúcar para contrarrestar su natural amargor. En mi casa siempre las servíamos con huevos fritos o cuajados en las habas. Todas estos consejos absolutamente imprescindibles para conseguir unas buenas habas, son los que la mayoría de las recetas actuales no contemplan. 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1