LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
H. de marron glacé
H. mantecado
Helado de yogurt
Helado de c. tostada
Helado de cereza
Instrucciones helado
Helado Los Italianos
Helado de fresa
Helado stracciatella
Helado de chocolate
Chocolatísimo
Biscuit glacé
Leche merengada
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Helado de stracciatella

 

 

 

La base de la stracciatella es el helado de nata, que pertenece a los helados que se elaboran sin huevo, aunque hay quien le echa las claras, confundiéndolo con la leche merengada.  Su preparación es, pues, un helado de nata con la incorporación de trozos de exquisito chocolate; sus ingredientes, más que los de ningún otro helado, deben ser de calidad suprema; el aroma de un buen chocolate (Valor o Lindt) y el sabor intenso de la leche y la nata fresca, son esenciales para conseguir un producto superior. Aunque en general se le agrega pequeñas lascas de chocolate, que se parten en triturada o manualmente, yo prefiero seguir la fómula de los Italianos, que gustan de usar pedazos grandecitos; lo que los granadinos  denominan  "las piedras de la stracciatella".  Esta vez lo he hecho un poco más fino porque estaba en Madrid, y quizá están acostumbrados a  unos tropezones menos patentes.

 

Tengo que confesar que cuando degusté la stracciatella por primera vez, me quedé maravillada y decidí aprender a prepararla; pero sólo la hago si estoy fuera de Granada, porque paserse con un cucuchurucho de este helado, es un lujo que cualquiera podemos permitirnos; sin olvidarnos de la gozada de sentarse en una de sus mesitas coquetas y bien servidas, lo que ya no se encuentran más que en un establecimiento tan singular como éste. (La foto de abajo es la stracciatela de los Italianos).

 

 

 

 

 

 

He oído decir repetidamente "yo por la stracciatella mato", y este dicho persiste en Granada mucho antes que de que la supuesta "reina de corazones" lo habiera patentado. Siempre recuerdo que cuando estábamos de veraneo en el campo, nos reuníamos después de cenar a ver una película,  ya que unos de los vecinos era propietario de un cine y nos proporcionaba el placer de disfrutar de un cine de verano, que además iba acompañado de un cucurucho de stracciatella; era ya costumbre que alguien de los mayores se acercase a la ciudad a comprar tal delicia; yo creo que todo granadino podría contar una anécdota personal a propósito de la stracciatella. 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

 

 

 

 

 

 

100 gramos de chocolate cortado a trocitos


100 o 150 gr. de azúcar (según lo dulce que os guste)


300 ml. de leche fresa


400 gr. de nata; yo puse la mitad "Creme Fraiche " de President y la otra parte una nata menos espesa


una cucharadita de vainilla

 

una cuchara de azúcar invertido (leer su utilidad y compra en  Instrucciones). 

El uso del azúcar invertido no es esencial, pero al evitar la cristalización, proporciona al helado casero una cremosidad increíble.


 

 

 

 

 

Elaboración:

 

1. Ponéis la leche en un cazo con el azúcar a calentar (no tiene que hervir) y  cuando está derretida, la apartáis y dejáis enfriar:

 

  

 

3. Batís la nata en la máquina o a mano, pero no muy batida porque terminará de batirse en la heladora con los otros ingredientes. Le eháis la leche fría  a la nata con el azúcar ya derretido, y una cucharada de "azúcar invertido" o de miel, junto a un cucharadita rasa de vainilla (no debe tener mucho gusto a vainilla, solo el toque) y ya la podéis pasar a la heladora:

 

 

 

4. Preparada la heladora, que habrá que enfriar unos 10 minutos antes, lo ponéis a batir durante unos 30 a 40  minutos, lo que tardará en espesarse; entonces le ponéis el chocolate troceado, y otros 10 minutos para que se mezcle todo bien. Éste es el calibre del troceado que le puse a este helado, no es demasiado grueso:

 

 

 

 

 

 

En mi familia, echaron de menos los trozos gruesos que he usado en otras ocasiones: las piedras de la auténtica stracciatella de la foto de abajo.

 

 

 

 

 

 

 

 


 5. Ya solidificado lo pasáis a un cacharro para guardarlo en el congelador. El azúcar invertido evitará que se ponga como una piedra de duro. En las heladerías las temperaturas de los congeladores no son tan fuertes como las caseras, por eso la textura es mejor; pero con el secreto de la azúcar invertido que os he indicado, conseguiremos un helado increíblemente suave y aterciopelado:

 

 

 

 

 

 6. Cuando lo sacáis del congelador para servirlo, esperáis un poco para que no esté como un apiedra. No sé por qué los trozos del chocolate no se ven bien en la foto de abajo como debieran, pero puedo aseguraros que están dentro.

 

Ahí tenéis las bolitas que pasaran al plato:

 

 

 

 


 

 

Y la grand finale: La stracciatela adornada con unas galletitas que le darán un bonito toque, y la suculencia de un magnífico helado.

 

 

 

 

 

 

Bona Stracciatela and Good Luck!!!!

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1