LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Instrucciones
Confitura de fresas
Confitura frambuesa
Confitura de moras
Higos en almibar
Confitu cebolla roja
Mermelada de naranja
Mermelada de mango
Confitura albaricoqu
Confitura de cereza
Confitura de higos
Confitura de ciruela
Homenaje al batatín
Batatín glaseado
Peras especiadas
Naranjas confitadas
Nueva página
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

Higos en almíbar

 

Voy a finalizar esta sección, por el momento, con una receta que es absolutamente inusual, casi una rareza: los higos en almíbar. Llevo años detrás de ella años; por fin, el otro día cuando estaba en mi frutería me encontré con una señora que le pedía a María José (la mejor frutera del mundo) higos para hacerlos de esta manera. Fue algo así como si coleccionase cromos y me faltase media docena para completar el álbum, y de pronto te encuentras con uno de ellos. La señora era de lo más amable y abierta, María Luisa Navarro y, sin apenas insistencia por me parte, me dio la receta con toda la naturalidad del mundo. Desde aquí le agradezco este tesoro que, para mí, supone la receta de los higos en almíbar. En el mundo de la cocina no es frecuente que la gente te facilite los tesoros culinarios de sus familias de forma gratuita.

 

Os preguntaréis para qué y por qué esta receta es tan importante para mí. Bueno, primero porque me gusta acompañar el tocino de cielo con higos como hacían en la pastelería de mi pueblo; también porque lo preceptivo de una buena tarta de Mondoñedo es ir adornada por encima con higos en conserva; y por último, servirlos acompañados de un maravillosos helado de mantecado  es algo que hace una comida inolvidable. Por último, la conserva de higos no es fácil de encontrar, además de tener un precio muy elvado.

 

Sin duda, la elaboración de esta delicatessen parece estar destinada a gente desocupada, o anclada en otros tiempos; yo no soy ni una cosa ni la otra, y sin embargo, he disfrutado muchísimo haciéndola. A primera vista, entiendo que pueda echar para atrás porque necesita una preparación a lo largo de ocho días, en realidad no supone apenas trabajo.  Empiezo:

 

 

 

 

Ingredientes:

 

 

 

Estas son las proporciones, que podéis alterar y así hacer más o menos cantidad. Para otras cantidades, calculaís  de acuerdo con estas medidas.

 

 

2 k. de higos


2 kilos menos cuarto de azúcar


un limón


un litro de agua

 

Advertencias sobre los ingredientes:

 

La fruta debe ser fresca y madura.

 

 

Continuar
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1