LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Risotto de bacalo
R. navajas (Navidad)
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Pasta italiana


 

Nada admiramos más de Italia que la comida, y nada admiramos más de su comida la pasta. La pasta está profundamente arraigada en la cultura, el estilo de vida, el" ser" de Italia"; la pasta es realmente el símbolo, el emblema no sólo de la comida italiana  sino también de la dieta mediterránea".

 


Hay un mito en la gastronomía de que el responsable de llevar la pasta a Italia fue Marco Polo en el Siglo XIII esto después de su viaje a China, este mito ha pasado de generación en generación pero la mayoría de los investigadores hoy lo desmienten. Así, en muchos tratados sobre la "pasta seca" se asume que fue traída por Marco Polo del oeste de China,
en la época de la dinastía Yuan (1271-1368) y que los chinos habían estado consumiendo fideos desde el año 3000 A.C. en la provincia de Qinghai; pero hoy se piensa que estos fideos no eran realmente pasta.  Incluso hay cierta evidencia de que estos fideos existieron desde el 4000 A.D. Pero el verdadero origen de la pasta seca  es, según Germoleo, del siglo XII y de los sicilianos.  El rey normando de Sicilia, Ruggero II, encargó a un geógrafo que escribiese un libro sobre lo que se sabía del mundo, y en 1138 el geógrafo, Idrisi, constató que en Trabia, al oeste de Palermo, se estaba  haciendo un tipo de fideos que era "suficiente no sólo para Calabria, sino para abastecer el mundo musulmán y el cristiano, donde numerosos cargamentos eran enviados por mar", y esto echó por tierra la leyenda de que Marco Polo la había traído de China. "La pasta seca es totalmente italiana", según Germoneo. Esta teoría apunta a que la pasta fue introducida en Italia durante la conquista árabe de Sicilia en el siglo IX D.C., y se sabe que en el siglo XII, los italianos habían aprendido los métodos del secado de las pastas árabes para preservarla durante los viajes. En 1279, aparece un documento en que en un soldado genovés deja entre su patrimonio una cesta de pasta seca.

 

Entonces, ¿cómo llegó hasta Italia? La mayoría de los historiadores creen que los alimentos árabes (especialmente de Libia) fueron introducida en Italia durante la conquista árabe de Sicilia en el siglo IX D.C., y esto influenció drásticamente en la cocina de la región. También se sabe que por el siglo XII, los italianos habían aprendido los métodos para el secado de las pastas árabes para preservarla durante el viaje. Esta teoría se ve también respaldada porque en muchas viejas recetas de pasta siciliana, hay presentaciones gastronómicas árabes.

 

 

 

 

En lo que coincido totalmente con  Agostino Macri, un experto en seguridad alimentaria en la Unión Nacional del Consumidor, dijo que la pasta estaba en el "genoma de los italianos" y "un buen plato de pasta te pone de buen humor".

 

En el Siglo XVII aparecen las máquinas para hacer la pasta en Nápoles y su clima era muy propicio porque el calor la secaba perfectamente.  La maquina de prensar y de amasamiento permitieron  que se comercializara a un precio muy barato, y por esto que se convirtió en el alimento de los habitantes.

 

Se dice que existen más de trescientas variedades de pasta, pero la cocina de la pasta no sólo tiene que ver con su cantidad y la calidad sino con la forma de cocinarla. Aquí voy a mostrar un catálogo de lo que no se debe hacer en la preparación de la pasta:


1. Llena una olla grande con  2/3 de agua.

2. Pon el fuego de la cocina fuerte.

3. Agregue sal, para una olla grande de agua, 1 o 2 cucharadas de sal deberían ser suficientes.

4. Espera a que el agua hierva,  y cuando lo hace, añade y revuelva con una cuchara, cuidando de que no se pegue al fondo.

5. Baja el fuego ligeramente, pero debe continuar hirviendo la pasta y revuelva de vez en cuando para evitar que se pegue. No cubras la olla; la pasta italiana tradicional se cocina sin tapa.

6. Cuando que ha estado hirviendo durante unos 8-10 minutos (comprobar el paquete de tiempo de cocción sugerido), tome un pedazo de la pasta y deje que se enfríe.

7. Pruébala; cuando puedes echarle el diente bien pero todavía esté firme  estará como al dente ("al diente") en Italiano.

8. Escúrrela en un colador  y jamás la pases por agua.

9. Vuelvea echarla en la olla vacia, pero con el quemador apagado, para que se seque bien.

10. Añade una cucharada de aceite de oliva y mezcla. Esto evitará que los fideos se peguen, pero también puede producir un efecto negativo al crear una barrera entre los fideos y la salsa se ​​añade, por lo que los resultados serán menos sabrosos.

 ¡Y ya a la fuente con la salsa que quieras bien caliente!

 

Mangi, amici!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1