LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Natillas
Torta de almendra
Leche frita
Tarta de Mondoñedo
Pastisset boniato
Roscón de reyes
Lionesas crema
Lionesas trufa
Marron glacé
Tarta florentina
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

1. Milhojas de fresa con  yogurt griego y mascarpone: Wimbledon o el inicio del verano

 

 

El campeonato de Wimbledon es, sin lugar a dudas, "the most special championship in the world", en palabras que acaba de pronunciar Roger Federer en su primera victoria. Wimbledon inaugura oficialmente la temporada veraniega, y como todos los acontecimientos de cualquier índole inglés está lleno de tradiciones, de las cuales la costumbre de tomar fresas con nata no es la única; se dice que las fresas provienen de Kent, el jardín de Inglaterra, y son de la variedad Elsante, cogidas el día anterior y trasladadas a Wimbledon en torno a las 5 de la mañana para presentarse jugosas y de un sabor intenso ante el refinado público de torneo que las engulle durante los descansos; por supuesto, la nata montada no puede faltar ni tampoco el champagne. En total, se consumen 28.000 kilos de fresas y 7.000 de nata. 

 

 

 

La tradición de las fresa parece que proviene del Cardenal Wolsey que las recolectaba salvajes de los jardines de Hampton Court, residencia del rey Enrique VIII, y pronto se hicieron populares por todo el país. Parece que en 1877 George V invitó a los asistentes del primer campeonato de Wimbledon a degustar esta maravillosa fruta, pero su inauguración oficial tuvo lugar en 1953 con la actual reina, que pidió a los participantes que continuaran con la tradición de su bisabuelo y las comieran durante los periodos de descanso; y en 1973 se añadió la nata y, como cualquier otro "merchandising" con buena rentabilidad económica, los ingleses pronto se apropiaron de esta tradición y laconvirtieron en uno de los emblemas de Wimbledon.  

 

Siempre me maravilla cómo fabrican los pueblos sus iconos culturales y, sobre todo, como los ingleses son capaces de mantenerlos intactos durante siglos. Los productos emblemáticos británicos suelen ser genuinos e idiosincrásicos, difícilmente trasladables a otras culturas; yo soy de la opinión de que su origen está relacionado, en una gran mayoría de los casos, con uno de los grandes pecados capitales de los habitantes de esta isla: el esnobismo, que afortunadamente para ellos saben gestionar a las mil maravillas para obtener pingües beneficios; a diferencia del pecado capital del español: la envidia, tan estéril e improductiva.

 

 

 

 

Hoy voy a recordaros mi "brazo de gitano de fresas y nata", que es casi de las primeras recetas inglesas muy wimbledianas que he ofrecido, y añadiré un nuevo pastel "el milhojas de fresas con yogurt y mascarpone", mucho más fácil de elaborar y de creación propia. 

 

Ingredientes: 

 

una plancha de masa de hojaldre

400 0 500 gr. de fresas duras y bien maduras

3 yougures griegos

media tarrina de mascarpone

3 o 4 cucharadas de azúcar glas dependiendo de cómo os guste de dulce

ázucar glas para espolvorear la tarta

 

 

 

 

 

 

 

 Elaboración:

 

1. Cortáis una masa cuadrada de hojaldre en dos planchas rectangulares e idénticas y las ponéis en el horno precalentado durante un cuarto de hora a 180º. Una vez cocidas  las planchas, una de ellas la patís por la mitad horizontalente y así conseguiréis una tercera plancha.

 

Ahí tenéis las tres placas: una de las cortadas horizontalmente se colocará en el fondo y la otra parte funcionará como segunda capa,  que  podéis cortar un poco más fina porque que no se verá, y la tercera que es la plancha completa (es decir, sin cortar) la ponéis arriba,  dándole la vuelta para que  la parte más plana quede por encima. También podéis distribuirlas al contrario, la de abajo como la plancha única (la que mantenéis intacta sin cortar), y las dos de arriba las que habéis divididido por la mitad.

 

 

 

 

 


3. Ahora tenéis que rellenarlas con el yogurt y el mascarpone. Para conseguir esta crema, mezcláis los tres yougres y el mascarpone, batiendo no más de lo necesario para que se amalgemen y al final le agregáis el azúcar glas, y por último los trozos de fresas cortados. Podéis tenerlos macerando una media hora antes con incorporaralos a la mezcla anterior. A continuación, lo mantengo en la nevera para que se endurezca un poco más antes de proceder al relleno.

 

Ahora podéis comenzar a rellenar el milhojas. Ponéis la parte de abajo y extendéis la pasta, distribuyendo bien la mezcla; a continuación, la otra plancha de hojaldre (no importa si se rompe porque luego no se verá) y volvéis a hacer la misma operación anterior. Finalmente, colocáis la cubierta final del hojaldre y la espolvoreáis de azúcar glas.


 

 




4. Este está el resultado. Un hojaldre que se deshace en la boca y un relleno más ligero pero intenso de sabor que el de las fresas con nata. Por encima lo podéis cubrir de azúcar glases o decorarlo con fresas, enteras o en láminas.




 





5. Cuando lo cortáis este es el resultado.




 

 


6. Y "a nice cup of tea" siempre se agradece.

 

 

 

 

 

 

Si la placa de hojaldre fuera rendonda, lo podéis hacer circular con el mismo resultado.

 

 

 

 


Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1