LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Natillas
Torta de almendra
Leche frita
Tarta de Mondoñedo
Pastisset boniato
Roscón de reyes
Lionesas crema
Lionesas trufa
Marron glacé
Tarta florentina
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

Montar la nata

 

La gente se asombra cuando me preguntan dónde compra la nata montada y les digo que es casera y que siempre la monto yo en un momento. A mí me parece el pan nuestro de la pastelería, y sin embargo, es una de las operaciones culinarias más temidas. Hay quien dice que lo ha intentado mil veces y que jamás ha conseguido una nata compacta y al mismo tiempo que no esté dura como una piedra, o que no dé apariencia de cortada  como si fuerais a hacer mantequilla. Supongo que tiene dos o tres requisitos que debéis seguir, y en la receta de abajo os los ofrezco.



 

1. Primer requisito: Antes de empezar a batir, la nata debe haber estado en la nevera algunas horas para que se haya enfriado bien (de lo contrario, no subirá). Una vez bien fría, puedes empezar a batir el contenido de un tetrabrick de nata de 2 dl. con un batidor eléctrico:

 

 

 

 

 

 

2. Segundo requisito: Cuando esté a medio batir, es decir, ya tenga consistencia pero no esté suficientemente espesa, dejáis de batir, y finalizáis esta operación con un batidor manual. Hacemos esto porque con el batidor manual podrás controlar exactamente el punto de dureza que persigas, mientras que con el eléctrico es muy fácil pasarte y que se te ponga dura antes de ponerle el azúcar. Así que cuando lo tengas batido más o menos como muestra la fotografía, lo bates un poco más con el batidor manual, teniendo en cuenta que cuando le pongas el azúcar espesará más. 

 

 

 

 

 



 
3. Tercer requisito: A esta mezcla, le añades  tres cucharadas de azúcar en polvo (siempre azúcar glas) y sigues batiendo hasta obtener el espesor consistente según el pastel para el que la vayas a utilizar.  


 

 


 

 

Por ejemplo si fuera para rellenar un brazo de gitano con fresas, o para hacer una crema de trufas, deberá estar densa y dura, de tal manera que si le das a la vuelta al recipiente donde está no se caerá:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sin embargo para servir de acompañamiento de algún dulce, casi  a modo de salsa (servida en salsera), por ejemplo, para el pastel de marrón glacé o los scones, la dejaréis un poco más ligera:

 

 

 

 

 


 
Bon Appétit and Good Luck!!!!!!
 
 
 
 
 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1