LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
INFORMACIÓN NUEVA
Recetas alfabéticas
Inicio
Mis recetas
NAVIDAD 2012
Navidad 2013
NAVIDAD 2014
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Normas del risotto
Risotto funghi porci
Risotto de bacalo
R. espárragos/setas
R. conejo/ habitas
Risotto de sepia
R. tallos de ajos
R. navajas (Navidad)
Instrucciones: Pasta
Pasta "alla checca"
Spaghetti almejas
Spaghetti calabacín
Spahetti pomadora
Pizza Margharita
Pizza Capricciosa
Cocina de Brunetti
T. Pascualina
Crostata marmelatta
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Foro
Contacto

 

 

Elaboración:

 


1. El risotto se hace todo en un recipiente que puede ser una sartén, un rustidera, o una cazuela baja. Debe ser baja para que el vapor se evapore rápido. Ponemos el aceite de tal manera que cubra el cacharro, unos 100 ml. deben se suficientes pero eso dependerá de la cantidad que queráis hacer.

 

 

2. Lo primero que haremos es poner el funghi porcini en una recipiente con una tercera parte del agua. En el risoto la proporción de líquido es 1X3 a diferencia de la paella que es 1X2, es decir una parte de grano por tres partes de agua.  Si el agua no es buena usar agua mineral. Esto es el caldo del risotto y podéis agregarle una pastilla de caldo vegetal o de carne.

 

 

3. Empezamos con la cebolla y los dos dientes de ajo son optativos: cebolla muy picada y los dientes de ajo fileteados también finos. Lo echamos con el aceite caliente pero debemos cuidar de que cueza a una temperatura moderada para que la cebolla se haga muy melosa pero NUNCA debe pasarse.

 

 

 

 

4. Una vez sofrita subimos el fuego a una temperatura más fuerte y echamos el arroz paar que se cueza unos cinco minutos sin parar de remover. Cuando la capa exterior del grano se ponga transparente el arroz ya está preparado para que vertáis el vino blanco:

 

 

En la foto  de abajo se ve perfectamente lo que os acabo de decir: la transpareencia del grano. Esto es IMPORTANTíSIMO porque es lo que hará que el arroz mantenga su dureza en medio de tanta melosidad.

 

 

 

 

5. Escurrimos bien el funghi en el caldo,  que se puede hacerse con caldo vegetal o cualquier caldo de carne.  El caldo que vayamos agregando debe estar siempre bien caliente:

 

  

 

6. Ahora agregaré el funghi porcini al arroz y empezaré a remover de nuevo, añadiendo dos cacitos de agua conforme se va evaporando. He añadido previamente el agua del remojo del funghi al caldo caliente: 

 

 

 

 

 

7. A partir de aquí necesitaré de 15 a 20 minutos si lo quieres al dente y un poco más si prefieres el arroz más pasado (5 minutos). No dejaréis de remover durante los 15 o 20 minutos para que el arroz suelte todo el almidón y haga un arroz muy meloso.

 

Pasados los 15 minutos ya podréis echar la mantequilla y el queso rallado:

 

 

 

 

8. Y, continuación, vamos agregando  cacillos de caldo hasta que el arroz se lo beba casi todo.  Pasao el tiempo recomendado, lo dejamos reposar otros cinco minutos hasta que absorba todo el líquido. Ahora lo probaís y salmimentáis con sal y pimienta. Si os gusta más pasado podéis contar 20 o 25 minutos:


 

 

 

9. Vamos ya  a servirlo en los platos y lo adornamos como queramos; en este caso, con unos cebollinos y unas lascas de parmesano. No os olvidéis que: LOS COMENSALES DEBEN ESPERAR AL RISOTTO, Y NO LO CONTRARIO. Hay que comerlo en su justo punto: meloso, pero al dente, y con el sabor inigualable y exquisito del funghi porcini.

 

 

 

 

 

 

Volver
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1