LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
INFORMACIÓN NUEVA
Recetas alfabéticas
Inicio
Mis recetas
NAVIDAD 2012
Navidad 2013
NAVIDAD 2014
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Pastas del Consejo
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Foro
Contacto

 

 

 

 

Elaboración:

 

 

1. Debes precalentar el horno a 180º y ten la mantequilla y los huevos a temperatura ambiente (sacarlos un rato antes de la nevera).

 

2. Mezcla las dos clases de azúcar con la mantequilla en pomada (si está dura, coloca el bol sobre un cazo con agua hirviendo y se ablandará de momento)  y las bates con las varillas de montar, o la batidora electrica o Thermomix durante 3 o 4 minutos.

 

 

 

  

 

 

 

 

3. Ahora añades los 2 huevos y los bates también durante 2 o 3 minutos. La mezcla se quedará como una masa cortada:

 

 

 

 

 

 

 

4. Mezcla bien la harina  con la sal (una cucharadita) y la levadura y después la tamizas  y la vuelcas en el cuenco. REmueve con cuchara de madera. También puede hacerse con la batidora, pero bajando la velocidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Por último añades las avellanas en trocitos y las perlitas y lo remueves con una cuchara de madera. Yo he picado las avellanas, metidas en una bolsa de plástico, machacándolas con una piedra que tengo para esos menesteros.

 

 

 

 

 

 

 


 

6. Ayudándose con dos cucharillas haces montoncitos de masa y los colocas en dos bandejas de horno engrasadas con mantequilla o bien con un papel de horno, dejando espacio entre ellas. Yo utilizo papel de silicona o sulfurizado y así no necesito untar la bandeja con nada, y no se pegan en absoluto. No os preocupéis si los montoncitos son irregulares, quedarán más caseras y además  la mantequilla las aplanará y la apariencia final será de una pasta o galleta.


 

 

   

 

 

 

7. Horneas a 180º  (con aire mejor) y las cueces durante 11 minutos, o hasta que los bordes estén dorados. 

 

 

 

 

Han de quedar un poco blandas. Luego se endurecen y se secan enseguida. Si quieres las puedes poner en una rejilla para que se enfríen, pero yo las dejo en la misma bandeja. Salen unas 55 unidades; es decir, dos bandejas de galletas.

 

   

 

   

Si las envolvéis en una caja bonita hacen un estupendo regalo. Ya sabéis lo partidaria que soy de los "obsequios" que se comen.
 
 




 

 
 
 
Estas galletas son dignas de la perfección de María Moliner, perfección que deberíamos buscar para cualquier actividad de nuestras vidas.

 

 

Volver
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1