LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
INFORMACIÓN NUEVA
Recetas alfabéticas
Inicio
Mis recetas
NAVIDAD 2012
Navidad 2013
NAVIDAD 2014
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Instrucciones
Confitura de fresas
Confitura frambuesa
Confitura de moras
Higos en almibar
Confitu cebolla roja
Mermelada de naranja
Mermelada de mango
Confitura albaricoqu
Confitura de cereza
Confitura de higos
Confitura de ciruela
Homenaje al batatín
Batatín glaseado
Peras especiadas
Naranjas confitadas
Nueva página
Cocina para regalos
Foro
Contacto

 

 

 

Elaboración:

 

1. Lo primero es lavar muy bien las naranjas y, a continuación, meterlas enteras en una olla a presión con un litro de agua. En mi olla a presión (Perfect WMF) las tengo 20 minutos y cuando las saco la piel está muy blandita e incluso alguna se ha reventado. Por tanto, si vuestra olla no es tan fuerte quizá necesitéis unos 6 o 7 minutos más.

 

 




 


2. En cuanto han cocido las naranjas enteras, retiro las naranjas y dejo el agua en la misma olla a presión. Las naranjas las coloco en un escurridor y las parto  por la mitad, vaciando el contenido interior. Así, en un reciìento coloco las cáscaras cortadas en en tiritas finas, y en otro voy poniendo la pulpa y todas las pepitas que haya.




 

A mi me gusta cortar la piel en tiras finas ("thin-cut"), pero otros prefieren cortarlas en cuadraditos más gordos ("thick-cut"). Son las dos variedades de esta mermelada, igualmente apreciadas.


3. Exprimo el limón y le echo el zumo, la pulpa y las pepitas a un cazo donde he puesto ya la pulpa de la naranja y sus pepitas; a continuación pongo a hervir el contenido de este cazo con medio litro de agua durante unos 10 minutos. No olvidéis que necesitaremos un litro para hervir las naranjas, que  lo conservamos en la olla, en donde se pondrá la pulpa y la piel en tiritas  y otro medio litro en el cazo que cocerá la pulpa.




 



 

 

4. Pasado ese tiempo, coloco la mezcla (pulpa, pepitas, y líquido) del cazo en un pasapurés o un colador y lo estrujo bien con un cacillo para aprovechar todo al máximo.

 

5. Ahora

 

5. Retorno las tiritas de la naranja al agua que dejé en la olla (un litro) y le agrego lo que he pasado por el colador, y asimismo le incorporo el azúcar; todo ello remuevo bien para que se disuelva el azúcar.


 


 

6. Ahora ya están las doz mezclas juntas en la olla (tiritas y pulpa) y los pongo a hervir durante unos 40 minutos sin tapar. La receta dice de 20 a 30 minutos pero mi experiencia me dice que necesita más minutos. Pasado este tiempo, y aunque os parezca que está un poco líquido, ya estará hecha. Cojo una cucharilla con el líquido y la vuelco en un platito; veréis que en cuanto se enfría un poco,  aparece un almíbar compacto que resbala con dificultad.


 

 

7. La mermelada conforme cuece hace espuma, y debéis espumarla con la misma cuchara, o una espumadera. Hecha esta operación la apagáis y durante 20 minutos no la movéis, ni revolvéis con nada. Esto es importantísimo porque hace que las tiras cortadas se distribuyan por igual. Cuando ya han pasado los 20 minutos, le echáis el whiskey o cointreau o la dejáis tal cual, y ya la podéis remover e ir llenand los tarros. A mi me parece que la de whiskey, que es la típica inglesa, es la mejor. En las recetas se dice que se le eche una botella miniatura de whiskey, o medio vasito.




 

7. Los botes ya deben estar preparados y esterilizados (ver mermelada de fresa o frambuesa) y procedéis a llenarlos. Cuando el tarro está lleno, siempre me gusta ponerle un círculo de papel de cocina (papel de cera) encima para taparlos. El whiskey no tiene para nada que ser Chivers, yo tengo esa botella desde tiempo inmemorial y como en mi casa somos poco bebedores, ya he decidido usarlo para este menester.

 

 



He dejado ese pequeño bol para comerla hoy mismo, aunque lo suyo es dejarla madurar durante meses. Verdaderamente está buenísima para comérsela ahora mismo: compacta, con sus tiritas bien distribuidas y el maravilloso sabor de la mezcla de la naranja y el whiskey. ¡Una delicia difícil de encontrar en una delicatessen!


 


Finalmente, los tarros están listos. Como la mermelada de naranja lleva el doble de azúcar que la de cualquier otra fruta y además la naranja tiene tanta peptina no necesita el precintado de las otras mermeladas, y con cerrarlos bien y ponerles un círculo de papel encima se conservará de maravilla. Si la vais a tener más de seis meses, entonces si debéis hacerles el vacio unos 10 minutos para una estirilización total.

 

La mermelada de naranja es francamente barata ya que el único coste es el azúcar, dos limones y una cocción que tampoco es muy larga. La fruta os la regalarán.


 

 

  

 

 

¡Una tostada de buen pan con esta mermelada es placer de dioses!

 

Bon Appettit and good luck for 201!

Volver
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1