LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
El bacalo
Bacalao con tomate
Merluza  en s. verde
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

 

Bacalao a la salsa de vieiras

 

 

 

 

 

Ingredientes:

 

1. 2 paquetes de bacalao desmigado, desalado y congelado de Pescanova (150 gr.) o un paquete de 300 gr. de bacalao desmigado en sal de cualquier marca.


2. un dl. de aceite.


3. tres cebolletas o dos cebollas


4. 3 dientes de ajo


5. unas ramas de perejil


6. un pimiento verde

  

7. tres o cuatro patatas, con esta cantidad podéis emplear hasta 5.


8. un vaso de vino de oporto o cualquier jerez o moscatel (incluso si preferís podéis usar vino blanco)


9. un vaso de vino de agua  o un poco más si ponéis más patatas


10. un cubito de caldo


11. pan rallado que cubra la besuguera

 

 
 

Observaciones sobre los ingredientes:

 

  

 

 

 

 

 

 

1. Esta receta se puede hacer con bacalao congelado y desmigado (Pescanova acaba de sacar uno que va muy bien para este plato  y vale 2,99 euros; con dos paquetes y 5 patatas tenéis para 4 personas. También se puede emplear el bacalao desmigado de toda la vida que se vende a granel o en paquetes; necesitarías unos 350 a 400 gr.


 


2. Otro ingrediente que se puede también cambiar es el vino de Oporto, al que los portugueses son tan aficionados en la cocina; realmente tenemos la falsa idea de que este vino es muy caro, pero por menos de 6 euros podemos comprar un Oporto Pousada blanco o tinto, que luego se puede utilizar para muchas otras recetas; también podéis emplear cualquier vino de jerez dulce. El dulzor combina muy bien con el bacalao pero si no os gusta nada la combinación dulce-salado, un vino blanco sería también aceptable.

 

 

 

 

 

3. En esta receta hay también otro ingrediente que puede causar problema: el azafrán. Esta especia se suele comprar en hebra pero hay que tostarla para que dé todo el sabor y color: de otra manera apenas se consiguen los atributos de esta maravillosa sustancia.


Lo primero es calentar la vitrocerámica unos instantes para a continuación poner el azafrán en un papelito de plata, a modo de sobre, para secar el azafrán. De la misma manera se puede colocar en la cocina de gas, o si tenéis algo cociendo se deja sobre la tapa un ratito.

 

 

 

 

 




Cuando lo saco, me doy cuenta que todavía no puedo conseguir el polvo del azafrán porque no se ha secado lo suficiente.

 



Vuelvo con él a la vitro para que se caliente un poco más y al final consiguió que pierda toda la humedad y lo deshago bien, frotándolo entre el dedo pulgar y índice.


 



Y  esta segunda vez ya lo consigo. SI NO LO HACÉIS ASÍ, EL AZAFRÁN SE  MANTIENE HÚMEDO Y NO SUELTA EL MARAVILLOSO AROMA Y SABOR DE UNA DE LAS ESPECIAS MÁS PRECIADAS; y verdaderamente no merece la pena echárselo.


   
Esto puede ser un ROLLO para la gente que tenga muchas cosas que hacer, así que el atajo es: COMPRAR AZAFRÁN EN POLVO (Carmencita o Ducros), pero que no os den colorante.

En cuanto a los demás ingredientes, no hay otro problema.

 

 

 

 

 

VolverContinuar
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1