LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Risotto de bacalo
R. navajas (Navidad)
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

Paccheri: rellenos de acelgas y ricota/

y bonito con tomate

 

 

 

 

 

Los paccheri rellenos de salchicha y el ajo y cubiertos con una salsa de vino tinto son muy típicos, pero también se comen muy  a menudo con una simple salsa boloñesa.  A mi, me gustan rellenarlos de acelga y ricota, o de bonito y tomate y parmigiano-reggiano y los sirvo como  primer plato o plato único con una buena ensalada.  

  

Existen dos versiones sobre el origen de esta pasta; para el fabricante de pastas De Cecco, provienen de la palabra “paccarià” que en dialecto napolitano quiere decir “bofetada”, y aluden a una  consistencia grande y pesada. Pero la leyenda más sabroso es la que nos cuenta que los paccheri se inventaron  para poder pasar ajos de contrabando; a finales del siglo XVII el gobierno prusiano (ahora Austria) prohibió su entrada en el país porque sus habitantes los preferían a los locales; ante esto, los agricultores italianos decidieron pasarlos fraudulentamente por la frontera, escondidos en los huecos de los paccheri, al menos cuatro dientes de ajo en cada unidad, y por esta razón, adoptaron el nombre de "los contrabandistas del ajo". Esta graciosa anécdota nos ilusta de cómo utilizar también los productos alimentarios para actividades que rondan lo delictivo.

 

 

 

 

Los paccheri proceden de dos de las  zonas más bellas y pintorescas del sur de Italia: las regiones de Calabria y Campania, que, con la Apulia y la Basilicata, constituyen la Italia Meridional, cuya capital es Nápoles.  

 

 

Calabria posee unas tierras bañadas por las maravillosas aguas del Mar Jónico y Tirreno, y está solo separada por la isla de Sicilia por el estrecho de Mesina. Su situación geográfica, una combinación de magníficas playas arenosas, de aguas cristalinas y clima suave, se alterna con litorales rocosos de una naturaleza salvaje y misteriosa; y si nos adentramos en su interior podremos también disfrutar de un paisaje salvaje y descontaminado, sólo interrumpido por sus numerosos ríos y cascadas. Históricamente, estas tierras muestran las huellas de una civilización milenaria, llenas de arte antiguo que revelan las huellas de la civilización greco-romana.

 

 

La Campania es muy similar en cuanto a  sus costas y vegetación mediterránea y a sus pequeños y encantadores pueblecitos,  que se descuelgan en  costas abruptas  e inaccesibles, donde se cultivan olivos, y vides; y cuyo monumento natural es el oscuro y temido Vesubio.  Cuando hablo de esta Italia sureña, no puedo dejar de compararla con la histórica Venecia, o la ilustrada Florencia o la cosmopolita Roma. Difícilmente, se puede describir mejor esta región que  con el escenario de la película de  "El Padrino 3" y del pequeño pueblo de Corleone aunque filmada en Sicilia. ¿Os acordáis de la excursión de Michael y Kate, cuando ya divorciados, se reunen de nuevo para asistir a esa sangrienta y trágica ópera, "Cavalleria Rusticana" de Pietro Mascagni, para el debut operístico de  su hijo, Tony Corleone? Este es el escenario de esta milenaria Italia de tierra árida, salvaje y mítica donde no debemos olvidar nació la mafia napolitana, y cuyos habitantes sometidos a difíciles condiciones vitales  se ven obligados a engrosar la égida italiana de primeros del siglo.

 

 

 

La capital de esta Italia meridional es Nápoles que se considera como un importante referente de la música italiana;  y también  muy pertinente para esta web porque goza de una reputada gastronomía de sabores intensos y comida de siempre, con dos platos de los platos más internacionales de la "cuccina italiana": la pasta y la pizza. 

 

 

 

 

En esta Italia sureña tan aficionada a las fiestas populares, se celebra la festividad en honor de  María Santísima del Carmelo,  del 29 a 31 julio,  y en la preciosa plaza de "Umberto"  del pueblecito agrícola de Montesarchio,  lo típico es degustar sus productos locales, entre los que están los paccheri.

 

 

Ingredientes:

 

 

 

Yo suelo cocinar y servir a la vez los paccheri con dos tipos de relleno: de acelgas y ricota y de bonito con ensalada de tomate, bonito y huevo cocido.

En general, se ponen de 4 a 6 unidades paccheri por persona, y según esto  le tenéis que hacer más o menos relleno. Por tanto, todas las cantidades que doy son indicativas y  dependerán de la cantidad de pasta.

Relleno de acelgas con ricotta:

1 manojo de acelgas cortadas menuditas y rehogadas con cebolla, o ajos, o una latita de cebolla caramelizada

100 g. de queso ricota o cualquier otro queso fresco

Relleno de bonito con salsa de tomate y huevo duro:

una lata de bonito.

una buena salsa de tomate

1 o 2 huevos duro

Opcional: medio pimiento asado

Elaboración:

1. Empezamos preparando las acelgas rehogadas, que están en este enlace, y las cortamos (pencas y hojas)  muy finas. A continuación. añadimos el queso ricotta y en una sartén lo cocemos un poco ghasta aglutinarlo todo:

 

 

2. Ahora preparamos el segundo relleno, mezclando la salsa de tomate con el bonito en lata y el huevo cocido:

 

 

3. Teniendo los rellenos listos, procedemos  a cocer la pasta en abundante agua con sal, Cuando el agua empieza  a hervir, los metemos y los tenemos unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando (podéis echar una cucharada de aceite para que no se peguen).

 

4. Cuando están cocidos los escurrís, dejáis enfriar un poco y empezáis a rellenas el tubo acompañándoos de una cucharita pequeña:

 

 

5. Los vais colocando en una fuente de horno untada de mantequilla, y los cubrís con una buena bechamel espolvoreándolos con queso rallado:

 

 

6. Para hacer la bechamel os vais a este enlace:

 

 

 

 

 

7. Los metéis en el horno (fuego arriba y abajo) y que cuezan unos 15 minutos para gratinarse:


8. Y aquí los tenéis ya gratinados y listos para servir.

 

Pero los paccheri también admiten la posición vertical y la presentació es espectacular, aunque corren el riesgo de volcarse y para eso debéis atarlos con una cinta de las pencas de las acelgas:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1