LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Tournedó Rossini
Roastbeef
Yorshire pudding
Risotto con vieiras
Solomillo plancha
Solomillo/champiñone
Solom/s. holandesa
Solomillo/champiñón
Solomillo primavera
Solomillo/champiñón
Solomillo Wellington
Pollo con gambas
Solomillo c./dátiles
Redondo/s. naranja
Chateaubriand/bearne
Lubina al horno
Rodaballo al horno
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

Pastel de cabracho 

 

 

El pastel de cabracho es una auténtica exquisitez ideada por José Mari Arzak en el año 1971. De la receta primigenia de este pastel han surgido montones de variantes y todos los púdines o pasteles de pescado  o verduras proceden de esta receta clásica, y aunque hoy parece sencilla  hay que agradecer a este gran cocinero el ingenio y maestría para concebirla. He seguido sus instrucciones fielmente durante treinta años, hasta que mi propia experiencia, o seguridad culinaria,  me decidieron a  hacer dos importantes cambios que creo que la mejoran notablemente. 

 

He ubicado esta plato en le sección de Recetas Suntuosas porque el cabracho por su elevado precio se ha convertido en un auténtico lujo para días de celebraciones; ya es historia el desde que se mostraba hacia este pescado(cuando yo era niña incluso se tiraba). Sin duda, tenemos que agradecer a este gran cocinero vasco su contribución a que todo el litoral cantábrico lo patentase como propio y lo exportase a tantos lugares de este país, ya que es un pescado de roca de sabor intenso y delicioso y todas las recetas que lo sustituyen por otro (merluza, lubina, etc.) pierden la suntuosidad de este plato.

 

 

 

  

 

 

 

 

 

Ingredientes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

un cabracho de un kilo o más

 

5 huevos


200 g. de nata


un puerro cortado en rodajas finas


un tomate cortado en cuadrados


dos cucharadas de aceite para el sofrito


Para cocer el cabracho:

 

un litro y medio de agua


un trozo de pimento rojo


media cebolla y un diente de ajo


dos zanahorias


Opcional: una hoja de laurel o una rama de perejil



 Elaboración: 

 

1. Hacemos el caldo echando el cabacho en un litro y medio de agua, que ha cocido previamente unos 20 minutos  con el pimiento rojo, la cebolla y el ajo, dos zanahorias, el perejil o el laurel.  


 


2.  Deberá cocer un cuarto de hora o 20 minutos, pasado ese tiempo lo miráis  para comprobar si está cocido: 


 


3. Sofreimos el puerro y el tomate hasta que están bien pochados. Esta es le primera diferencia con el pastel de Arzac, al que sólo se le ceha salsa de tomate. A mi la combinación de puerro y tomate me parce que lo hace más juguso.

 

 



4. Volcamos el sofrito en los huevos batidos con la nata ya mezclada.


5. Cortamos el cabracho en trozos grandes y quitamos todas las espinas con cuidado.  Esta es la gran diferencia con el pastel de Arzak que desmenuza el pescado hasta hacerlo casi puré. Yo creo que los trozos tersos de pescado le dan al pastel una suntuosidad inimaginable.




 


6. Lo salpimentáis con sal y pimienta y lo probáis antes de meterlo en el horno.


 



7. Lo metéis en el horno con papel albal y un poco de agua en la bandeja de horno para que no se seque. Ahí lo tenéis ya cocido:


 


8. Lo desmoldáis cuando esté frio y lo colocáis en la fuente, adornado de la forma que os guste. Podéis cubrirlo con mayonesa o salsa holandesa, pero yo lo encuentro tan sabrosos que me gusta presentarlo con una lechuga y tomate, sobre todo en agosto cuando en Galicia son del país y poner la mayonesa aparte:

 

 

 

 

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1