LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Natillas
Torta de almendra
Leche frita
Tarta de Mondoñedo
Pastisset boniato
Roscón de reyes
Lionesas crema
Lionesas trufa
Marron glacé
Tarta florentina
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

 

 

Pastissets de boniato (o batatín)

 

 

Los pastissets de boniato serán este año la cuarta receta que os ofreceré como homenaje al nunca bastante alabado "boniato" o "batatín". He utilizado sólo el nombre de "boniato" en esta receta porque es como se conocen en Levante, ya que son típicos de esta zona, y de ahí el término valenciano; parecen que son de origen árabe y que su elaboración levantina se extendido a Cataluña, y Aragón (con el nombre de "tortas de alma" o "casquetes"). Este pastelito es una empanadilla de masa no fermentada, amalgamada con aceite y licores  (anís y mistela), y rellena de dulce de boniato, aunque también se hacen con pasta de almendra o cabello de ángel.  Son tan típicos de la Navidad que en algunos sitios se conocen como "pastissets de Nadal".  


Esta receta me la facilitó Rosita, la señora octogenaria de la que ya os hablé a propósito de las lionesas, y que es oriunda de una pueblo de Castellón. Sin lugar a ninguna duda, su masa de estos pastelitos no tiene parangón con ninguna de las muchas que he comido y muchos cocieneros que la han probado la encuentran insuperable, e incluso algunos la han incorporado  a sus pastelerías con un éxito rotundo. Rosita, esta mujer entrañable y cocinera excepcional, es la suegra de una querida amiga, Tonica,  y desde aquí quiero agradecerle la amabilidad de que me la presenrase y me diera aquellas recetas manuscritas y amarillas por el tiempo, que valen un millón de doblones de oro. Además, su elaboración es tan sencilla y está tan bien explicada  que, a excepción de la cantidad de harina, que simplemente figura en la receta como "la harina que te pida", y que yo he traducido  a cantidades, para que vosotros no me digáis que a vosotros la harina nunca os dice nada. Yo estoy acostumbrada a esta expresión porque en una gran cantidad de recetas caseras gallegas también se usa; con mi experiencia culinaria casi nunca yerro en mi interpretación de la harina que piden las masas, pero de cara a mis lectores he calculado con cuidado el momento en que la masa me hace gestos y me indica que ésa es la medida. Lo que hice fue poner en la báscula una cantidad en torno al medio kilo y fui quitando harina hasta el momento en que la masa me grito: "Basta", y entonces vi que la cantidad era 375 g de harina. En cuanto al relleno, el puré de boniato con que se rellenan  en la Navidad es la mism areceta que para las nueces de batatín o el polvo de batatín. En este caso, he matado tres pájaros de un tiro porque con el puré que he confeccionado he hecho las tres recetas. Como he elogiado tanto estos pastissets o empanadillas, no quiero que os quedéis con las ganas de esta antojo.

 

Se me olvidaba: en la mayoría de recetas esta masa lleva azúcar pero en ésta no, según la hacedora de estos pastissets el azúcar endurece la masa y no sale tan hojaldrada, y además el boniato es lo suficientemente dulce y la combinación no necesita tanta azúcar. Sí, podéis echársela por encima.

 

 

 

Ingredientes del puré o masa de batatín para le relleno

 

Podéis poner cualquier cantidad, siempre que mantengáis la misma proporción para el azúcar y el boniato. Para la masa de la receta de abajo, necesitaréis unos 5 boniatos con la misma medida de azúcar:

 

 

-350 g de boniato ya limpio y cocido.

-350 g azúcar

-una cucharadita de extracto de almendra amarga o Amaretto di Saronho

-unas gotas de limón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De estas cantidades, no necesitaréis más que una tercer parte pero, como acabo de mencionar con esta cantidad haré los otros dos dulces. 

 

Este puré también lo venden en algunos centros de Mercadona, pero yo lo encuentro un poco líquido y además no tiene comparación con el sabor del auténtico boniato.

 


Elaboración:

 

 1. Lava los batatines y cepíllalos bien debajo del grifo;  a continuación,  los cueces en una cacerola normal, o en la olla express. Debes de tener cuidado de que no se deshagan ya que se cuecen enseguida. Yo los pongo en la olla a presión, y cuando asoman dos las arandelas, los apago y abro cuando me lo permite. Pero, si es la primera vez que los hacéis, quizá podáis controlar mejor el punto de cocción en una cacerola. Los pincháis con un cuchillo y si están tiernos los podéis apagar.

 

 

 

 

 

 

 

2. Pelas los batatines y los cortas en trozos no demasiado gruesos para que se trituren antes:

 

 

 

 

 

3.  Ahora les pasáis el brazo de la minipimer hasta que se conviertan en  puré y los mezclas con el azúcar:

 

 

 

 

 

 

4.  Los pones en una cacerola a un fuego no muy arrebatado porque corre el peligro de pegarse al fondo y chapuscarse. Lo revolvéis hasta que todo está bien integrado y empieza  hervir; y  a partir de ahí unos diez minutos; notaréis que está cuando la mezcla se empieza a despegar y entonces le echáis unas gotas de limón y media cucharadita de  extracto de almendra. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 5. Lo extendéis en una fuente y lo dejáislos enfriar para luego rellenar las empanadillas o pastissets. 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes para la masa:

 

 

-4 vasitos de aceite de girasol

-3 vasitos de anís

-1 vasito de mistela o jerez dulce

-de 350 a 400 g de harina (esto depende de la harina que uséis, o de la medida del vasito del chupito con que calculéis el líquido)

-25 a 50  g de harina para amasarla

-un huevo batido para pintarlos

-opcional: azúcar para espolvorearlos 

 

 

 

 

 

 

Salen 20 o 22 pastissets no muy pequeños.

 

 

 

Elaboración:

 

1. Mezclar todos los líquidos (aceite, anís y mistela o jerez). El chupito de la foto será la medida para ellos; una vez removidas las cantif¡dades mencionadas, le agregáis poco a poco la harina y seguís moviendo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 2.  A la mitad de la harina incorporada, la mezcla será la de abajo, pero cuando se haya incorporado y mezclado toda  mediante una cuchara,  la masa se irá espesando hasta que se despegue bien, pero no debe quedar dura. En la segunda foto, tenéis una masa bien despegada pero al mismo tiempo blanda (eso es el secreto):

 

 

 

 

  

 

 

  3. A continuación, amasáis la masa otro poco ya en una superficie horizontal (doblándola varias veces y pasándole el rollo tres o cuatro veces), cuidando de que no se os endurezca y, a continuación, se hacen bolitas, y las vais poniendo en la superficie con un papel transparente debajo con el que os ayudáis para doblarlas; ahora las aplanáis y les dais la forma de un círculo (si queréis podéis usar el rodillo para extenderlas), y colocáis un vaso o aro para conseguir un forma redondeada perfecta. El vaso encima es una buena idea porque se hace un círculo, cortando lo que sobra y luego cuando los dobléis, se convertirá en un semicírculo completo: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4.  Le ponéis encima una cucharadita de cabello de ángel, que colocáis en la mitad del pastisset, cubriéndola con la otra mitad y os quedará como una media luna (cuidado que el boniato no salga de la media luna): 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

5. Una vez están todos, los pintáis con huevo e irán a un horno de 170º durante  unos 35 a 45  minutos (es decir, hasta que se doren)  con papel para hornear por debajo. Cuando veáis que están dorados ya están. Es opcional salpicarlos con un poco de azúcar por encima. 

 

 

 


 

6. Pasado este tiempo, los sacáis del horno y cuando se enfríen ya podéis servirlas  en una fuente; y os saldrán así de bonitos y apetecibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

  7. Ahí  tenéis el interior del pastelito, bien relleno del puré de boniato y con la masa que se deshace por lo hojaldrada que está: una verdadera  delicia de la repostería.

 

 

 

 

 

En las épocas del año que no podías encontrar boniato fresco, podéis rellenarlas de crema de almendra o mazapán, o más fácil: cabello de ángel.

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1