LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Risotto de bacalo
R. navajas (Navidad)
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

Penne rigate con bonito, berenjena, tomates

cherry y albahaca

 

En mi comentario sobre la cocina del comisario Brunetti de las novelas de Donna Leon, anticipé que la pasta favorita de los Brunetti era los penne rigate, populares en todo el país y con diferentes nombres según las regiones (en Umbría se les llama "spole" mientras que en el sur son "maltagliati"). Los penne son un tipo de pasta originario del sur de Italia y tienen forma cilíndrica y pueden tener estrías en su exterior (penne rigate) o no (penne lisce); los extremos del cilindro suelen cortarse oblicuamente (corte inclinado). Su gran superficie (tanto interior como exterior) los hace muy adecuados para cocinarlos con diferentes salsas, pues con esa superficie absorben muy bien los sabores. Siempre me he preguntado en qué se basan los italianos para escoger una pasta u otra (y en esto son maestros); parece que el secreto no es otro que buscar la que capture mejor los sabores de los aditamentos que lleva. Los penne rigate son conocidos por su versatilidad porque se pueden cocinar con casi todo, y te sacan de mil y un apuros. Es curioso ver como si los comparas con los macarrones, las diferencias son mínimas (el de la izda. son los pennes, y el de la dcha. los macarrones), tanto en tamaño como en forma; sin embargo, el que los conoce bien te diría que las estrías del primero chupan más la salsa que el macarrón.

 

 

 

 

 

 

 

 

En Italia, los pennes son muy populares con el ragú,  porque necesitan menos líquido que los macarrones (receta tomada de Wikimedia Commons).

  

 

 

 

 

En esta receta de "penne regate con berenjenas, bonito, tomates cherry y albahaca", la salsa está compuesta por un sofrito de cebolla, pimiento verde, berenjenas, bonito (de lata o fresco), tomatitos cherry, albahaca fresca o orégano seco;  es un plato de pasta verdaderamente deliciosa, que se cocina en un santiamén, aparte der ser muy económico. Yo le he hecho con unas sobras de bonito fresco y, en lugar de la siempre maravillosa albahaca fresca, que no tenía, he recurrido al orégano porque tiene más sabor que la albahaca seca.

 

 

 

 

 

 

Volviendo a la comida favorita de los Brunetti (novelas de Donna Leon), hoy  os presento a Paola Brunetti, la mujer del comisario, perteneciente a una familia de la más rancia aristocracia veneciana, además de profesora universitaria, que está en estos momentos agobiada no tanto por los plazos del final de curso sino por la comida que debería tener ya lista ante la inminente entrada de su marido que, como el guerrero cansado, estará dispuesto a comerse el menú de los tres platos, a lo que su mujer le tiene acostumbrado. Paola, que se jacta de su feminismo, es una mujer multifunción que se desvive por el bienestar familiar; así, a prisa y corriendo, echará una ojeada a la nevera y encontrará un resto de bonito que cocinará en un sofrito de dos berenjenas abandonadas con un pobre manojito de tomatitos cherry y unas hojas que cortará de la maceta de albahaca; y así, preparará en minutos unos estupendos penne rigate, la pasta favorita de su familia; de segundo, pondrá unos filetes a la plancha con rúcula, y quizá haya algún sobrante de su exquisita tarta de manzana al Grand Marnier. El vino lo pondrá el comisario, que le sirvirá una copa mientras se hace la pasta, y su hija Chiara pondrá la mesa y, como siempre, su hijo Raffi se las arreglará para hacer su aparición cuando ya esté todo en la mesa; indubitablemente, su marido terminará con su copita de grappa.

 

 

Paola se pregunta, y se seguirá preguntando mientras viva, cómo su marido, "un marido santo" (categoría que existe en todos los países), no muestra ni el menor indicio de sorpresa cuando diariamente la comida aparece en la mesa, como por arte de magia. Bueno, quizá si Brunetti tuviera que explicar este hecho, diría que a su mujer le encanta cocinar (cosa que es cierta), con lo cual el mérito quedaría reducido a cero, o quizá incluso él mismo se adjudicaría el  proporcionárselo. Ante esta respuesta, Paola siempre reacciona con una mirada asesina, de la que el olfato del indudable sabueso, capaz de resolver cualquier acto delictivo, nunca se percata. En el fondo, su instinto de mamma italiana, o de cualquier otra mamma, apacigua su feminismo cuando ve a toda la familia reunida ante el bol de pasta, en la maravillosa terraza que da al Grand Canal, y hasta agradece a su marido el buen chianti que se ha molestado en servirle, "como parte de su disposición a compartir las tareas domésticas".

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

 

Las cantidades son para 2 personas; no es dificil incrementarla, según el número de comensales.

  

 

 

 

200 gr. de pasta penne rigate de Barilla o cualquier otra marca

una lata de bonito (100 o 150 gr. ) o la misma cantidad de bonito freso, podéis poner más cantidad si queréis

una berenjena grandecita

un pimiento verde pequeño

200 gr. de tomates cherry

dos cucharas de tomate frito

pimienta y sal

albahaca fresca o orégano seco

(opcional: un vasito de vino)

 

Elaboración:

 

1. Cortáis las berenjenas en trocitos y los metéis en agua con sal para quitarles el amargor (diré que esta preparación no tiene mucho sentido porque las berenjanas actuales ya no amargan, simplemente lo hacemos de forma rutinaria):



 


2. Las escurrís y secáis con papel de cocina:


 



3. Preparáis el sofrito con la cebolla y el pimiento:

 

 



4. Cuando está pochado, agregáis las berenjenas que cocerán unos 10 minutos: e inmediatamente incorporáis como dos o tres cucharadas de tomate frito (no requiere mucho), sólo lo hacemos por intensificar el gusto y, sobre todo, para dar color:


 


 


 


5. Ahora añadiremos el vino blanco y a cocer despacito durante un cuarto de hora.


 


6. Pasado este tiempo lo salpimentáis con sal y pimienta (yo le pongo pimienta de colores pero cualquiera os servirá); y finalmente, la albahaca fresca o, en su lugar,  el orégano seco.


 



 


7. Cocéis los penne en abundante agua durante 12 0 15 minutos, dependiendo de cómo al dente os gusten:


 



8. Los escurris y los mezcláis con la mezcla que tenéis en la sartén para que la salsa esté bien incorporada:


 


 


9. Bien calientes, los vocáis en un bol para llevarlos a la mesa:


 



10. Aquí tenéis los maravillosos penne rigate co la olorosa salsa de berenjena, bonito, tomates cherry y albahaca. Si os sobrara algo, por la noche lo agradeceréis:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1