LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Salsa de tomate
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Pasta "frolla" o pasta brisa

 

  

 

La pasta brisa, frolla o quebrada son masas muy similares, ya que todas incorporan una gran cantidad de mantequilla o margarina a la harina (incluso manteca de cerdo), en la proporción 2 a 1, y se ligan con muy poco líquido que suele ser agua; yema de huevo, huevo entero o leche. Es decir, una masa quebrada con 500 gr. de harina llevaría 250 gr. de mantequilla. El procedimiento de estas tres masas se considera casi idéntico pero existen variaciones en cuanto al líquido que lleva (agua, leche o huevo), la cantidad de mantequilla y la ausencia o presencia del azúcar, e incluso el aroma que se les pone (limón, vainilla, extracto de almendra, etc.). Estas masas se llaman friables (en francés, pâte friable) porque, como no está sometidas a ningún batido, se deshacen al comerlas. Sin duda, la exigencia mayor de esta pasta es que no se deben amasar sino más bien mezclar la harina con la mantequilla, ayudándose de las yemas de los dedos, para conseguir una pasta areniza y suelta. 

Son básicos en la repostería y también se pueden utilizar en recetas saladas para hacer pastela o  quiches. Esta masa se desmenuza en la boca y se utiliza como base de tartas y pasteles. Hoy en día, se pueden comprar; tanto La Cocinera  como Rana hacen una buena pasta brisa. 

He experimentado con muchas recetas pero la que os muestro abajo me parece la más recomendable porque es muy sencilla y sale siempre bien.

 

Elaboración:

 

Voy  a elaborar primero la que lleva pasta frolla o brisa hecha en casa porque es una masa muy fácil de hacer y os servirá para preparar un montón de cosas.



1ª Modalidad: Pasta frolla o pasta brisa 

 

1. Mezcla la harina con los huevos, el azúcar y la sal:

 

 

 

2. Añades también la ralladura de un limón a la mezcla anterior:

  

 

 

3. Finalmente, agregas al bolo anterior  la mantequilla en pomada (mantequilla a temperatura ambiente o más bien blanda), usando los dedos o una cuchara, pero no amasando:

  

 

 

4. Si prefieres lo colocas todo en la batidora y le das dos o tres toques:

 

 

 

5. Cuando los ingredientes de la masa están simplemente mezclados, ya puedes formar el bolo, que deberá ir a la nevera. Si se os pega a los dedos mucho,  le agregáis un poco de harina. La masa suele quedar un poco blanda pero como luego se mete en la nevera se endurecerá y en ese momento ya se podrá trabajar.

 

 

 

6. El bolo la cubrís con papel transparente y  a la nevera de 30 a 60 minutos.

 

  

 

7. Pasado ese tiempo en la nevera, la sacáis y la extendéis para poder colocarla en al molde. Enharináis la superficie en que la vais a extender por arriba y por abajo y la trabajáis un minuto; es decir, la estiráis una o dos veces. Si necesita más harina se la echáis, no necesita casi nada de amasado y SALE SIEMPRE BIEN.

 

 

 

 

8. Ahora, va al molde. Yo le pongo papel transparente por encima para poder colocarlo mejor, pero tampoco hace falta si el rodillo está bien enharinado:

 

 

 

9. Le quitáis el papel transparente que esta por encima. Adrede, os la he dejado mal colocado porque las primeras veces, quizá os salga así . No os os asustáis porque si falta alguna parte por cubrir en el molde, se la añade unos trocitos de masa estirada y le vais cubriendo a modo de los remiendos. Fijaros como la pasta ya está mucho más blanda y flexible.

 

 

 

10. Si os sobra la podéis congelas sin problema. 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1