LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
El bacalo
Bacalao con tomate
Merluza  en s. verde
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

Rustidera de boquerones o sardinas

 

Lo que parece que debo aclarar primero es que es una "rustidera", cuyo término he buscado en el diccionario sin éxito. En mi casa, que es de donde yo he cogido el nombre de este plato, se usaba para hablar del continente, es decir, del cacharro de aluminio o pirex donde se hacía algo al horno; y era equivalente a "besuguera". (La foto de abajo os presenta la típica rustidera de siempre).

 

 

 

Pero la palabra rustidera también servía para hablar de contenido, y era cualquier cosa que se asaba al horno con una especie de sofrito o "rustido". Mi madre hacía rustideras de sepia, calamar, bacalao y, en general, cualquier pescado en que se ponía un fondo de patatas. Así pues, la rustidera de boquerones o sardinas, es un fondo de patatas que pueden ser crudas, cocidas, o fritas,  y que se cubren con un pescado acompañado del clásico rustido o sofrito.  A mí, me gusta que lleven la patata frita en rodajas porque, aunque la cruda sale muy bien, necesita mucho más horno, y la patata cocida es la más rápida y sana, pero no está tan exquisita.

  

 

 


En cuanto al pescado, la receta tradicional de mi madre era siempre con sardinas abiertas y limpias con la parte de la piel hacia arriba y un sofrito como el que he hecho hoy, o incluso, a veces, sólo le hacía de rustido de ajo y perejil y una poco de vino blanco. Yo que soy mitad del norte y mitad del sur, las hago de sardinas o boquerones según esté en el norte o en el sur, porque creo que el boquerón de Granada es maravilloso, y lo mismo pienso de la sardina del Cantábrico. Cocino poco la sardina por el olor que echan y que realmente no soporto, pero asadas al horno apenas notaréis el pestazo de las que se asan en una sartén o asadora. Y, sin embargo, adoro el sabor de la sardina y pienso que si fueran tan escasas como las langostas o las angulas se venderían  a precio de oro. Pocas cosas hay más sabrosas que una "moraga" (en Málaga) o un "espeto" (en Almería) de sardinas comida a la orilla del mar.  Sentimentalmente, tengo también un recuerdo muy emotivo de las sardinas, porque la madre de mi querida muchacha D.  las vendía de forma ambulante, vociferando: "¡Hay sardinas frescas!" – y lo hacía con un verdadero arte; y ya sabéis que todo lo que tiene que ver con mi muchacha D. lo podría en un altar.

 

 

 

 

 

 Ingredientes:

 

 

 

2 o 3 patatas

un cuarto de boquerones o sardinas (destripados, sin cabeza, y bien limpios,  y si son sardinas también descamadas

media cebolla o cebolleta

dos dientes de ajo

medio pimiento verde

un tomate

un cuarto de vaso de agua de vino blanco

aceite

un cubito y azafrán

perejil

 

Elaboración:

 

1. Frío las patatas a rodajes y las aparto:

 

 

 

2. Hago un rustrido o sofrito con la media cebolleta, el ajo, y el pimiento.

 

 3. Una vez que tengo el sofrito pasado y cociendo unos cinco minutos, le agrego el tomate y el perejil, y lo dejo a cocer muy despacito durante un cuarto de hora:

 

 

 

 4. Cuando ha pasado ese tiempo, le incorporo el vino y un cubito,  y medio vaso de agua y ya lo pongo encima de la patata la mitad del sofrito; y el resto lo dejo para echarlo encima del pescado. Esto debe cocer unos 6 minutos antes de ponerlo al horno.

 

 

 

 

 

 

 

5. Preparada la mezcla, pongo los boquerones encima de la patata, pero peviamente vuelco la mitad de la salsa aobre las patatas; y ahora coloco por encima los boquerones  a un  horno de 180 durante unos 10 minutos; conviene que el pescado no esté pasado porque perderá su jugosidad. (Es mejor colocarlos con la parte de la piel para arriba, yo lo hice así parq ue viérais como quedaban cuando salían del horno.

 

 6. Lo saco de horno y éste es el resultado:

 

 

7. Y aquí lo tenéis ya servido en el plato:

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK!!!!!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1