LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Tournedó Rossini
Roastbeef
Yorshire pudding
Risotto con vieiras
Solomillo plancha
Solomillo/champiñone
Solom/s. holandesa
Solomillo/champiñón
Solomillo primavera
Solomillo/champiñón
Solomillo Wellington
Pollo con gambas
Solomillo c./dátiles
Redondo/s. naranja
Chateaubriand/bearne
Lubina al horno
Rodaballo al horno
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

 

             Salmón al queso cantal (emmental o grúyere)

 

Esta receta me la dio una amiga hace más de veinte años y es ya  un clásico en mi casa. Lo único en que la he variado es en el queso que le echo ahora: el cantal es el de la receta originaria, verdaderamente maravillosa, pero es ya muy difícil de encontrar y además excesivamente caro; así que después de probar varios quesos para sustituirlo, me he quedado con un emmental o grùyere. El queso en este caso es imprescindible porque al cubrir los lomos de salmón (o las rodajes si lo preferís), el pescado no se seca nada, que es el grave problema de preparar el salmón al horno, y además el queso intensificará su sabor natural.

 

 

 


 

Ingredientes:

  

 

 

 


lomos o rodajes de salmón según comensales (los lomos son mejores porque si les extraéis las espinas serán más agradables de comer).


dos  rodajas de queso para cada trozo


un poquito de agua y vino blanco; en total, deberá cubrir la fuente del horno sólo  como medio dedo


sal y pimienta

 

La guarnición que queráis. Yo he puesto patatas hervidas, tirabeques que están en su estación y unas zanahorias.




Elaboración:

 

 

Se vierte en la fuente de horno una cantidad muy pequeña de líquido (como medio dedo entre agua y vino blanco), y a continuación se colocan las rodajas, con un poco de sal y pimienta. Siento que no ha salido la foto del salmón crudo con las rodajas de queso por encima, pero es fácil de imaginar.



 




2. Lo metéis en un horno fuerte de 200º y en cuanto veáis el queso fundido, 12 o 15 minutos estará. La ventaja es que al estar cubierto el salmón con el queso, si se pasa un toco no afectará a una posible sequedad del salmón:




3. Si abrís un trozo vereis cómo de jugoso queda  por dentro:


 


Podéis acompañarlo de la guarnición que queráis y también de la salsa que os guste: una salsa de mostaza y miel, o simplemente de un buen aceite de oliva. Lo importante de este plato es el maridaje del salmón con el queso, que contribuye de manera definitiva a intensificar el sabor de los salmones de granja;  realmente parece que estamos comiendo un salmón salvaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BON APPÉTIT AND GOOD LUCK !!!!!!!!!!!!!!

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1