LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
Portada
ÍNDICE DEL LIBRO DIG
Recetas alfabéticas
NAVIDAD RAPE ALANGOS
Inicio
NOVEDAD LIB DIGITAL
NOVEDADES IMPORTANTE
NAVIDAD 2012
NAVIDAD 2014
HALLOWEEN
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas populares
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Natillas
Torta de almendra
Leche frita
Tarta de Mondoñedo
Pastisset boniato
Roscón de reyes
Lionesas crema
Lionesas trufa
Marron glacé
Tarta florentina
Confituras
Cocina para regalos
Contacto

 

 

 

 

Tarta de manzana normanda :

 el amor del "poveretto"  de Asís por el franchipane

 

Como ya he amenazado, ahí va otra tarta de manzana, ésta de la exquisita repostería francés de Normandía, donde es muy apreciada y se conoce como "la tarta de manzana con franchipán, o crema de almendra". Para los que no habéis oído hablar del franchipán (frangipane) su receta básica es almendra molida, huevos, azúcar, y mantequilla (algunos le echan harina).

 

 

 

 

El origen de esta crema de almendra es controvertido. Una primera versión dice que un noble italiano que vivía en París a finales de 1500 —un tal marqués Muzio Frangipani—,  desarrolló un perfume a base de extracto de almendras machacadas que utilizaba principalmente para dar olor a los guantes y este perfume se hizo muy popular. Parece que esta misma mezcla de almendras en polvo rápidamente se convirtieron en la base de la confección de una crema para pastelería que conocemos como frangipane y con la que se rellenaban tartas.

 

Sin embargo otra versión, mucho más novelesca, coloca nada menos que al santo de los santos, Francisco de Asís, como protagonista de esta novedad culinaria. Los primeros biógrafos de  “Poveretto” de Asís, el más frugal de los santos, cuenta que al santo también le gustaban los dulces. Fue en el año 1212 cuando Francisco conoció a una joven de la nobleza romana, Jacoba Settesoli, viuda del caballero Graciano Frangipani. El nombre de Frangipani se había dado a la familia porque un antepasado había salvado al pueblo de Ramano de la hambruna dándoles pan —de ahí el nombre Frangens Panem. Jacoba, una mujer muy devota y que destacaba por su gran generosidad, dio hospedaje al Poveretto cuando llegó a Roma y le sirvió un dulce de la que era muy aficionada: el frangipane, una mezcla de almendras y azúcar, para el que el Santo dedicó quizás el único piropo de su vida a un plato de repostería.

 

 

 

Cuando  San Francisco agonizaba, la "Hermano Jacoba"  le escribió una carta en donde le preguntó si necesita algo y que partía para Asís a darle su último adiós.". Francisco dictó a San Bernardo lo siguiente: "Yo te ruego, que me traigas algunas de esas cosas buenas que me diste de comer en Roma cuando estaba enfermo". Y en ese momento, sin enviar la carta, se oyó el ruido de los caballos y Jacoba entró con sus dos hijos y sus sirvientes, habiendo sido inspirado por Dios a partir para Asís. Cuando entró llevaba con ella todo lo que necesitaba — el velo de su rostro, el cojín para la cabeza, el cilicio, la cera para las ceremonias funerarias; y lo más importante:  el dulce de almendra que San Francisco tanto amaba. Francisco, ya en su último suspiro, trató de comer, pero descubrió que sólo podía echarle un bocado y le dio el resto a fray Bernardo.

 

Otro día os contaré la historia de cómo San Antonio de Padua, que ni era de Padua ni su nombre era Antonio, desbancó a San Francisco, mi santo favorito hasta entonces, en la toplist de mis santos, sin dejar ni mucho menos de considerar a Francisco como uno de los santos más admirables. El fresco de abajo "El milagro de San Antonio" pertenece a Goya y está en la iglesia de San Antonio de La Florida, donde el pintor está enterrado. Si algún vez vais a Madrid no os lo perdáis, es una belleza. 

 

 

 


 

Ingredientes:

 

 

 

 

un paquete de hojaldre comprado, o si queréis podéis probar a hacer mi hojaldre casero

5 o 6 manzanas de la clase que os gusten, las golden salen muy bien y las ambrosias os perderán

4 o 5 cucharadas de azúcar, o caramelo líquido, o mermelada de albaricoque o melocotón para echar por encima y endulzar la manzana; esta tarta mía lleva caramelo casero pero el caramelo líquido lo venden en todos los sitios.  Quizá lo típico de esta tarta es pintarla con miel, y por eso aparece en la foto un frasco de miel; pero a mí me gusta mucho más con caramelo o mermelada (a la izquierda tenéis el caramelo casero, y a la derecha el comercial).

 

 

 

 

Crema de Franchipán 

-100 g. de almedra molida

-70 g. de azúcar

-2 huevos

-60 g. de mantequilla

-media cucharadita de extracto de almendra o vainilla

 

 

Elaboración:

 

1. Ésta es la masa de hojaldre casero que tenía en la nevera y ahora la estiraré para colocarla en el molde. Fijaros como se ven los pliegues del hojaldre que luego veremos con sus maravillas  capas:

 

 

  

 

 

 

3. Le pongo una fuente redonda encima de la masa para marcar por donde debo cortar. El molde es de 28 cm. pero la fuente es de 34 cm. para que la masa cubra hasta los bordes:

 

 

 

4. Ahí la tenéis colocada en el molde y pinchada con un tenedor para que no sube el hojaldre del  fondo. El molde es desmoldable:

  

 

 

 

 

  

 

 Crema de franchipán:

 

5. Se mezclan los huevos con el azúcar y el extracto de almendra o la vainilla. A continuación, se agrega la mantequilla en pomada; y finalmente, la almendra que se incorpora bien a la mezcla. Podéis batirlo todo a  mano:

 

 

 

 

 

 

6.Y ya está el franchipán dispuesto para extender sobre la masa:

 

 

 

7. Ahora le una capa fina al molde:

  

 

8. En este punto, debéis colocar las rodajas de manzana bien apretadas, en círculos concéntricos y debéis procurar hundirse o clavarse en el franchipán; irá al horno durante tres cuartos de hora o una hora a 180º; si no estuviera la manzana blanda, la dejáis otros 10 minutos o cuarto de hora más:

 

 

 

9. Cuando esté bien cocida, le vertéis por encima el caramelo líquido o mermelada de melocotón o albaricoque. Ésta tarta está muy bien bañada de caramelo líquido:

 

 

 

10. Como veis, ha salido muy cocidita con el caramela líquido que le da una apariencia muy jugosa y un hojaldre que se deshace en la boca.  ¡Espléndida!:

 

 

11. Os invitó a degustar conmigo un trocito de esta riquísima tarta en donde el hojaldre, la crema de franquipán, la manzana y el caramelo hacen una combinación perfecta:

 

 

 

 Ahí tenéis otro parte del interior de la tarta con esa especie de bizcocho que se hace entre entre el hojaldre y la manzana, que no es otra cosa que el franchipán:

 

 

 

 

 

 

 

Las fotos siguientes están hechas de hojaldre y caramelo comprado, pero no deja de estar riquísima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, también os ofrezco la tarta cibierta de mermelada de albaricoque con su espectacular presentación:

 

 

 

 BON APPÉTT AND GOOD LUCK !!!!!!!!!!!!!!!

 

 

Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1