LA COCINA COMO TERAPIA
COCINATERAPIA
INFORMACIÓN NUEVA
Recetas alfabéticas
Inicio
Mis recetas
Recetas para crisis
Ensaladas/verduras
Recetas suntuosas
Sopa/gazpacho/cremas
Recetas básicas
Recetas vintage
Otras cocinas
Cocina francesa
C. moruna: pastela
Cocina italiana
Bollería y galletas
Helados
Postres
Pasta brisa o pasta
Brazo g. fresas/nata
Tarta de naranja
T.manzana normanda
Confituras
Cocina para regalos
Foro
Contacto

 

 

 

 

 

 

El tocino de cielo: un postre divino

 

 

Ingredientes:

 

1. 9 yemas y dos huevos enteros

 

2. 500 gr. de azúcar (dos tazas)


3. 2,5 dl de agua (un vaso de agua)


4. una cáscara de limón y un palo de canela



Almíbar para el molde


1.  cinco cucharadas de azúcar


2. cuatro cucharadas de agua

 

 
 

Observaciones sobre los ingredientes:

 

  Azúcar blanca y huevos frescos

 

 

 

Utensilios:

 

 

Una fiambrera, creo que es lo mejor para cocerlo porque es más baja que una flanera y se cocerá de forma más uniforme, y la tapadera lo amparará mucho.

 

 

Elaboración:

 

Caramelo para la fiambrera:

 

1. Echamos  directamente en una fiambrera, o si tenéis vitrocerámica de inducción, en una sartén cinco cucharas de azúcar y cuatro de agua, y lo cueces a fuego medio hasta que poco a poco se va dorando y se convierte en caramelo. Es mejor sacarlo en cuanto veas que tiene un colorcito de caramelo, porque fuera terminará por coger el dorado más fuerte. Mucho cuidado de que no se oscurezca porque amargará mucho y lo tendréis que tirar.

 



 


2. Ahora ya puedes volcar el caramelo en la fiambrera con cuidado de no quemarte y ayudada por un paño le vas dando vueltas a la fiambrera hasta que el caramelo cubre toda su superficie; lo dejas enfriar y  se solidificará:

 

 

 


 

Elaboración del tocino de cielo:

 

1. Ponemos en un cazo el azúcar con el agua y una corteza de limón a fuego fuerte y cuando empieza  a hervir lo bajamos a 3 o 4 de la microcerámica y lo dejamos hervir bajito un cuarto de hora. Lo sacamos del fuego y que se enfríe un poco (debe quedar tibio).

 

 

 

 

 2. Separamos las yemas de la claras, y  batimos las 11 yemas con las dos claras como para tortilla (no debe quedar muy batido):


 

 

 

3. Entibiada la mezcla de huevos, le vamos añadiendo con cuidado, como a chorrito, el almíbar que acabamos de hacer.  Hay que hacerlo con cuidado, si el almíbar estuviera caliente habría el riesgo de que los huevos se cuajaran.

 

 


 

4. Cuando lo tengamos bien mezclado, lo pasaremos por un colador para evitar los grumos y algún posible trocito de la cáscara del huevo:

 

 

 

Cocción del tocino:

 

5. Ahora volcaríamos la mezcla en la fiambrera que tenemos preparada con el caramelo, cerramos bien la fiambrera (la mía tiene dos platos) y ya podéis meterla en la cacerola; pero  a la fiambrera le he metido una pequeña rejilla para que el tocino no toque el fondo directamente (no es necesario y es pura precaución mía; os servirá la parte de arriba de una lata de tomate o una rejilla):

 

 

  

 

 

 

 

6. Yo suelo ponerle las cáscaras de huevo, que estujo bien antes, entre el espacio del tocino y las pareces de la cazuela; esto evita que el agua sobrepase la fiambrera y así no penetrará. Os presento esta foto de una cazuela más grande para que veáis lo que quiero decir con el procedimiento de las cáscaras:

 

 

 

7. Yo siempre cuezo el tocino con la técnica  del llamado "baño de María", que  consiste en la cocción de ingrediente dentro de otra cazuela con agua para que se cocine por medio de agua caliente y vapor y no por el calor directo del fuego. Hay personas  que cuecen el tocino en el horno pero yo he comprobado que pierde mucha cremosidad. Si el cierre no fuese muy seguro, ponerle un papel, una tela o un trozo de albal antes de cerrarla:

 

 

 

8. Deberá permanecer al baño de María de 45  a 60 minutos; pasado ese tiempo lo abrís y lo dejáis enfriar y luego lo metéis en la nevera tres horas o cuatro. Cuando vayáis a servirlo, le pasáis un cuchillo afilado por los bordes y con cuidado le dais la vuelta; siempre poniendo el plato o fuente encima y levantando la fiambrera para volcarla en el plato que tiene encima:


 




9. Ahí tenéis un tocino y abajo otro.  A mí, me gusta acompañarlos de higos confitados caseros, que hago todos los años. El primero, cocido en fiambrera y menos grueso,  tiene un caramelo un poco más dorado que el segundo, que esta puesto en una flanera. Este tocino es estupendo: suave, muy dulce y de una textura increíble, y en cuanto lo hagáis dos veces, ya será pan comido.

 

 

 

 

 

 

 

 BON APPETIT AN GOOD LUCK!!!!!!!!!!


 

 

 

 

VolverContinuar
Top
COCINATERAPIA | abronte@hotmail.com
UA-30383234-1